Cuentas pendientes en Castellón

Hace más de una década que el Nàstic no consigue ganar en el feudo ‘orellut’

JAUME APARICIO LÓPEZ

Whatsapp
Imagen de la última visita del Nàstic a Castalia que acabó con victoria local por un tanto en el tiempo de prolongación. foto: nàstic

Imagen de la última visita del Nàstic a Castalia que acabó con victoria local por un tanto en el tiempo de prolongación. foto: nàstic

La rivalidad entre Castellón y Nàstic se enturbió un domingo de invierno de 2003. Hasta entonces los dos equipos competían desde el prisma que da cierta proximidad geográfica y la categoría de dos clubes con pretensiones de élite. En función de las décadas, unos más que otros. Fue el momento en el que más veces coincidieron en Segunda B, sin que aquello hiciera especialmente virulentos los enfrentamientos.

Pero ese 23 de febrero lo cambió todo. Las piedras que llovieron sobre los aficionados granas desplazados a Castalia convirtieron el feudo ‘orellut’ en un territorio hostil. Las relaciones entre ambos, pese a las disculpas de los albinegros, siempre quedaron marcadas. Los duelos subieron un tono y se convirtieron en choques exigentes. Con más pasión en la grada y por consiguiente también en el verde.

Una muestra es la última visita del Nàstic a Castalia. El duelo dejó uno de los partidos más competidos de la temporada 2019/20, la de la pandemia que acabó con los orelluts en Segunda y el Nàstic agradeciendo la suspensión del curso. Vencieron los locales (3-2) con un tanto en el descuento después de dos alternativas en el marcador. Se adelantaron los tarraconenses con un gol de penalti de Bonilla. Igualó el Castellón con un desafortunado tanto en propia puerta de Albarrán. Juanto anotó el 2-1 y equilibró el choque Javi Márquez con un golazo desde el medio del campo. Pero al final se impuso la dinámica. El Castellón iba lanzado al ascenso, que logró, mientras que el Nàstic trataba de esquivar el barro de la zona de descenso.

La verdad es que el balance en los enfrentamientos albinegros-granas es favorable a los castellonenses. Se han medido en 34 ocasiones desde 1974, con 10 victorias del Nàstic, 12 empates y 12 triunfos del Castellón. La última vez que el cuadro tarraconense se llevó los tres puntos ante los ‘orelluts’ fue hace más de una década. En la 2009/10 el Nàstic conseguía vencer al Castellón en el Nou Estadi por 2-1 con tantos de Campano y Cherfa.

La estadística de los últimos años es claramente favorable a los castellonenses. De las últimas oche veces en los que se han visto las caras, cuatro han caído del lado albinegro y solamente la citada victoria en 2010 del costado catalán.

Castalia tampoco es que sea un estadio fetiche para el Nàstic. En sus 17 visitas solo ha conseguido ganar en 5 de ellas y rascar 5 empates más, por un total de siete derrotas. Pese a que el resultado más recurrente en el campo orellut es el 0-0. La última victoria como visitante fue el año del ascenso a Primera, 2005/06. Dos goles de Pinilla en la jornada 38 daban el triunfo a los hombres de Luís César y ponían al Nàstic a las puertas de la máxima división española. Unos y otros se encuentran algo lejos de sus grandes épocas en la élite. El Castellón apenas aguantó un curso en Segunda (el pasado) mientras que al Nàstic el regreso al fútbol profesional se le ha resistido los últimos dos años. Una vuelta que esperan se frague en su próxima visita a Castalia de este sábado.

Regreso de Trilles

Para quién será un encuentro especial es para Marc Trilles. El Castellón es el equipo de su vida. Allí se formó y llegó a debutar en el primer equipo con apenas 18 añitos. Lo hizo en Segunda ante el Numancia. Le tocó vivir una época difícil de los ‘orelluts’ con el descenso a Segunda B y un curso después a Tercera por cuestiones administrativas. No será la primera vez que pise Castalia con otra camiseta. En 2018 acudió al estadio de su niñez con el Lleida Esportiu. Una visita muy positiva, puesto que salió de allí con los tres puntos. Un partido que, curiosidades de la vida, se decidió en el minuto 90 con un gol del hoy delantero del Nàstic Pedro Martín.

Temas

Comentarios

Lea También