Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes ENTREVISTA

Dani Martínez: "Volveré al básquet"

El alero tarraconense deja prematuramente el baloncesto tras detectarle una cardiopatía hipertrófica, un problema incompatible con el deporte de alto nivel

Diari de Tarragona

Whatsapp
Dani Martínez en el Pabellón del Serrallo, el escenario que le vio crecer y al que volverá para seguir animando a ‘su’ CBT.  FOTO: alba mariné

Dani Martínez en el Pabellón del Serrallo, el escenario que le vio crecer y al que volverá para seguir animando a ‘su’ CBT. FOTO: alba mariné

Dani Martínez (Tarragona, 25 años) anunció el pasado 14 de agosto su retirada prematura del baloncesto por una cardiopatía hipertrófica. Si dos lesiones graves de rodilla no doblegaron al alero tarraconense, el riesgo de sufrir un problema cardíaco ha sido definitivo para poner punto y final a la carrera de uno de los mejores jugadores que ha salido del CBT en los últimos años.

¿Cómo está?
Bien. Han pasado los días. Todo asimilado. Se hace duro, pero cada día mejor. Estás con la familia y los amigos que te ayudan a encajar toda la situación.

¿Un golpe inesperado?
Para mí y todos. Ha sido repentino. En tres días me iba a Menorca para comenzar la pretemporada. Fue un palo muy grande que hasta hace unos días todavía no me lo podía creer. Cosas de la vida que tienes que encajar.

¿Cómo descubren esa patología en el corazón?
Muchos deportistas tienen una hipertrofia en el corazón, pero es algo normal. Como iba a un sitio nuevo, Menorca, quise hacerme una revisión rutinaria antes de irme para ver que todo estaba correcto. En un electrocardiograma salió una pequeña alteración y empezaron a hacerme diferentes pruebas. Hasta que una resonancia magnética, la definitiva, me detectaron la miocardiopatía hipertrófica. Pedí una segunda opinión en Barcelona. Me confirmaron el diagnóstico. 

Ese diagnóstico es claro: deja el básquet.
Es una patología que no te influye en nada de tu día a día, pero si tiene una incompatibilidad es con el deporte de competición o de alto rendimiento. Existe un riesgo elevado de que la miocardiopatía provoque una arritmia que conlleve a una muerte súbida. Puede que no pase nada, pero es un riesgo que no voy a asumir.

¿Qué se le pasa por la cabeza cuando le dan la noticia?
Cuando te lo dicen no te lo quieres acabar de creer. No se trataba de poner en duda el trabajo de la cardiologa pero es que no podía creérmelo. El baloncesto es mi día a día y no me imaginaba que pudiera dar un giro completo tan repentinamente hasta tener que dejarlo. Intentas hablarlo con tu familia, con nadie más, tratando de buscar una segunda opinión que te pueda calmar o, porqué no, decirte algo diferente. Cuando el segundo cardiólogo me confirma el diagnóstico empiezas a asumirlo.

Acababa de firmar por el CB Menorca (LEB Plata).
Cuando me detectan las anomalías en el electro se lo comunico a mi agente, Fabio. Tanto él como yo pensamos que debía ser la hipertrofia, que sabía tenía, pero que no pasaría nada. Cuando finalmente le digo que me tengo que retirar se queda alucinando. Los de Menorca no se lo podían creer. Se portaron genial. Me ofrecieron ir para tener una tercera opinión, pero no estaba preparado para ir allí a que me dijeran lo mismo y volver para casa. Prefería quedarme en Tarragona.

¿Siente que el sacrificio que ha hecho no ha tenido la recompensa adecuada?
Es duro. Cualquier persona que le dedica horas, que sufre dos lesiones graves, ver que la ‘recompensa’ es un final prematuro es complicado. Entiendes que la vida te quiere hacer ir por otro camino y tienes que cogerlo con ilusión y ganas porque no dejo de tener 25 años con muchas cosas por hacer.

El básquet ha sido muy duro con Dani Martínez.
Mucho. Hay veces que hablo con mi madre y decimos: «Igual las dos lesiones me estaban diciendo algo». Me avisaban que tenía que parar. Quiero pensar así. Poca gente conozco que se haya roto las dos rodillas y siga jugando a básquet. Hasta yo mismo me lo planteé. He estado todo el verano entrenando para llegar mejor que nunca y justo en el momento de irme me salió este problema.

Pese a todo, ¿está agradecido al baloncesto?
Claro. Por la gente que he conocido, las amistades y los vínculos que he hecho no solo en Tarragona sino en toda España.

¿Dani puede desvincularse del baloncesto del todo?
Es muy difícil. Sí que ahora mismo no me veo preparado para seguir ligado al básquet. Todo es muy reciente y necesito volver a coger ilusión. Si una cosa no la hago al 100% prefiero no hacerla. Pero estoy seguro que en algún momento volveré al basquet.

Donde seguro que le veremos será en el Pavelló del Serrallo.
Por supuesto. Trataré de no perderme ningún partido del CBT. Seré uno más allí para animar y disfrutar de ellos desde la grada.

Temas

Comentarios

Lea También