Más de Deportes

'De niños, nos escapábamos para ver entrenar a Luis Suárez'

Fútbol. Los hermanos uruguayos Jorge, Nico y Alexis, afincandos en Cambrils, celebran el gran momento del delantero

Marc Libiano

Whatsapp
'De niños, nos escapábamos para ver entrenar a Luis Suárez'

'De niños, nos escapábamos para ver entrenar a Luis Suárez'

Uruguay siente el fútbol como una forma de vida. El país sudamericano ha transmitido sus valores de lucha contra la dificultad, en muchas ocasiones, a través del comportamiento de sus futbolistas y de su propia selección. A pesar de solo contar con algo más de 3 millones y medio de habitantes, el país ha formado jugadores de época. Uno de ellos, sin duda, Luis Suárez. El delantero, ahora en el Atlético de Madrid, parece vivir una segunda juventud, después de salir con mucho ruido sospechoso del Barcelona. Lidera la nómina de goleadores del campeonato nacional español y su diferencial aportación ha situado al Atlético como líder indiscutible. Y los uruguayos vuelven a reivindicar la figura de Suárez.

En Cambrils , se afincaron hace unos años los hermanos Jorge, Nico y Alexis, futboleros desde la cuna y, sobre todo el primero, con una carrera profesional contrastada. Jorge ejerce hoy como capitán del Panetolikos, de la primera división de Grecia. Acumula ya cuatro temporadas en el club y se ha convertido en referencia. Antes, había mostrado sus virtudes en el CF Reus, el Zaragoza y el Albacete de la Segunda División española. Nico juega actualmente en el Ascó, de Primera Catalana, y Alexis lo hace en el Penya Deportiva Sant Jordi de Ibiza, en Tercera División. Los tres adoran las habilidades de Luis Suárez en el campo, pero también lo ven como un ejemplo en valores vitales.

Luis Suárez es un producto más de la factoría Nacional de Montevideo, uno de los grandes clubs de la capital de Uruguay. Pronto, incluso antes de alcanzar la mayoría de edad, el atacante ya asomó la cabeza en la primera plantilla. Se entrenaba en la Ciudad Deportiva de los Aromos, en el barrio de Manga. Allí, cada fin de semana, recibía una desconocida visita. «De niños, nos escapábamos para ir a verle entrenar. Lo veíamos de lejos, pero ya era muy bueno. En la sub-17 ya la rompía. Fue antes de irse a Holanda. Tanto Jorge, como yo éramos muy pequeñitos», recuerda Nico, cuando su familia residía todavía en Montevideo, en la zona de Piedras Blancas. «Teníamos unos 20 minutos caminando hacia la Ciudad Deportiva más o menos».

Suárez ya acumula 12 goles y ha silenciado a todos los que pensaban que su carrera se encontraba cuesta abajo. «Para mí, el Barça se equivocó, porque lo dejó irse a un rival directo. Me desilusionó que se marchara», afirma Nico. Jorge confirma que «¿a qué uruguayo no le gusta Luis Suárez? Es un orgullo para el país». En la villa marinera, la comunicad charrúa suele juntarse para seguir los partidos de la selección en campeonatos mundiales. Lo viven con una pasión extrema. «El fútbol es un espejo de la vida para nosotros. Luis Suárez nos representa, nos sentimos reflejados en él, porque transmite muchos valores humanos», refuerza Nico.

A pesar de su relación de varios años con el mundillo profesional, Jorge no ha podido conocer en persona a uno de sus grandes ídolos de la infancia. Tampoco sus hermanos, que en la distancia exponen con orgullo la bandera del país charrúa. 

El dulce estado de forma que exhibe Luis Suárez vestido de colchonero provoca que sus compatriotras, repartidos por todo el planeta, presuman de arraigo y de espíritu patriótico. Uruguay siempre presente, claman, mientras gritan con estruendo cada gol de Suárez.

Temas

Comentarios

Lea También