Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Deberes para el Nàstic en 2017

En la lista de 'me lo pidos' el Nàstic apunta cuatro fichajes fijos

Whatsapp
Los futbolistas del Girona celebran uno de los tantos anotados en Montilivi. Foto: marc martí/diari de girona

Los futbolistas del Girona celebran uno de los tantos anotados en Montilivi. Foto: marc martí/diari de girona

La carta del Nàstic a los Reyes Magos para estas Navidades será larga. Harán falta muchos ‘regalos’ para sostener al club grana en la categoría de plata. El equipo ha cerrado el año 2016 en el peor escenario posible, farolillo rojo de Segunda, y con una enorme lista de deberes pendientes.

Para empezar será necesario desprenderse de los fichajes equivocados. La limpieza en la plantilla será profunda. Habrá entre siete u ocho bajas. Esta operación de lavado de imagen se llevará a cabo en los próximos días. Hoy mismo empezarán a comunicarse a los jugadores afectados. Unos se pondrán en el mercado y a otros se les tramitará la baja, negociando la rescisión de sus contratos. A los señalados por el número de minutos jugados, como Rharsalla, apartado desde hace semanas de la disciplina grana o Maloku, con poco peso en el equipo, se les podría sumar algún jugador ‘titular’, cuyo rendimiento y actitud tampoco está gustando en la zona noble del Nou Estadi.

En la lista de ‘me lo pidos’ el Nàstic apunta cuatro fichajes fijos. Achille Emaná ha sido el adelanto, pero falta un delantero centro que dé mayor presencia en el área rival; un mediocentro y un defensa que sustituyan a Levy Madinda y Djetei cuando ambos se marchen a la Copa de África. Eso quiere decir que buscará músculo y algo de altura. El central brasileño Bruno, a prueba estos días con el primer equipo, puede ser el elegido. Tiene buenas cualidades y encaja en lo que el club cree que necesita. La decisión se tomará en los próximos días, entre los que se hará un partido para comprobar el estado del central sudamericano e incorporarlo si supera la prueba. De lo contrario, habrá que ir a buscar un defensa que aporte altura, porque el equipo está necesitado de ella, especialmente en las jugadas de estrategia.

En Girona el Nàstic volvió a encajar un gol a balón parado. Fue el 2-2, nada más comenzar el segundo tiempo. Falló Dimitrievski (no siempre puede estar salvando al equipo), pero el resto de la zaga tampoco mostró contundencia.

Cada acción de estrategia en contra es una penitencia. Los nervios paralizan. Nada de lo ensayado durante la semana (y lo hacen entre tres y cuatro veces) funciona. Hace falta un cambio de mentalidad a la hora de afrontar esas acciones. Y en el punto actual, esa transformación únicamente es posible con cambios en el bloque. Brisa nueva.

Las segundas partes tambien entra en las cosas a mejorar para el 2017. El equipo se cae. Ya sea por déficit en el aspecto físico o por una cuestión moral, o ambas al mismo tiempo. La comparación con, por ejemplo, el Girona, no admite discusión. El Nàstic está lejos a físicamente de sus competidores. Una circunstancia que el club está estudiando de qué manera solventarlo.

Varios frentes abiertos en los que el Gimnàstic deberá acertar si quiere mantenerse en la Segunda división. Que el 2017 traiga, pues, aciertos.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También