Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Debut sin sobresaltos (Ascó 0-1 Reus)

El Reus vence por la mínima en Ascó en el primer amistoso del verano y el estreno de López Garai como técnico rojinegro

Iñaki Delaurens

Whatsapp
David Haro dirige el balón durante el amistoso en Ascó. Foto: CF Reus

David Haro dirige el balón durante el amistoso en Ascó. Foto: CF Reus

Ascó y Reus vivieron un derbi para el estreno de López Garai como entrenador rojinegro, mientras que en el cuadro ebrense seguía Santi Castillejo, extécnico reusense. En el primer amistoso de la pretemporada, el equipo del Baix Camp demostró su dominio desde el inicio, haciendo valer la diferencia de dos categorías entre ambos –el Reus en Segunda y el Ascó en Tercera–. Pero costó traducir esa superioridad en goles. 

Aunque Querol abrió la lata pronto con un zapatazo desde el vértice diestro, las diferencias se mantenían mínimas y el cuadro riberense aprovechaba cualquier espacio para correr directos a la meta de Edgar Badia. Después de una rápida triangulación, Sergio disparó desde la frontal arriba, sin poner en peligro el arco visitante. 

Sobre la media hora, el partido entró en un paréntesis sin dueño donde el Reus hizo gala de pegada superior. Primero Tito a pase de Edgar buscó la red de volea sin suerte. Luego, Querol se revolvió en el área pero su zurdazo se perdió en el cielo de Ascó. Poco después, Oribe chutó de rosca en una gran acción que lamió la madera.

Querol abrió la lata pronto con un zapatazo desde el vértice diestro, pero las diferencias se mantenían mínimas

Ante este arrojo ofensivo del Reus, el cuadro local entendió que jugando al intercambio de golpes tenía todas las de perder y juntó las líneas en su campo a la espera de un balón propició para correr al contragolpe. 

Imitando un ataque de balonmano, el equipo rojinegro atrincheraba al Ascó, quien realizaba un desgaste y sacrificio elogiables. En esa postal, que mostraba a todos los jugadores en una mitad de campo, se llegó a la media parte. Justo antes que el árbitro indicará el camino a los vestuarios, Sergi Moreno se plantó delante de Badia. Recortó a un defensa y la cedió a Héctor García, con todo de cara para anotar. El meta barcelonés, en el último instante, salvó el gol.

El Ascó salió valiente al segundo acto. La presencia de Cheik dio profundidad al ataque ebrense. El ilerdense combinaba con Osado para amenazar el marco de un debutante Santamaría, aunque sin mucha suerte en su misión. 

Miramón tuvo la primera ocasión en la reanudación. Ricardo le puso la bola al espacio. El aragonés se internó en el área y disparó a la base del poste, donde Sergi Andreu despejó el cuero. 

Las aguas volvieron a su cauce y el Reus se imponía de nuevo en la posesión, actuando en el campo contrario. Allí en terreno hostil, elaboraban con paciencia. En una acción de manual, Migue centró al corazón del área. Xavi Jaime aguardó para cabecear a portería. La bola salió cerquita del palo. 

López Garai se mantuvo muy tranquilo en su debut como técnico. Desplegó un juego dominante en el césped, aunque sin acabar de generar peligro en exceso, causa en parte a la falta de rodaje de sus jugadores y el poco tiempo que lleva dirigiendo al equipo rojinegro.

En una acción por la derecha, el esférico llegó a Ricardo, quien hizo una pared con Máyor, y tiro ajustado al poste, pero sin hallar portería. 

En los últimos minutos, el Ascó tiró de pundonor para buscar el gol del empate. Aunque le costó combinar más allá de tres cuartos de campo. Impregnó velocidad por las bandas pero resultaba imposible deshacer el tramado defensivo rojinegro. 

La hegemonía reusense marcaba la posesión del cuero. En un desenlace, en que ninguno de los dos equipos tomó más riesgos de los necesarios, el Ascó tuvo un saque de esquina para probar la gesta. No hubo fortuna.

Con el 0-1, el cronometro llegó al 90’ y puso fin a una cita que empezó a dar pistas de lo que será el Reus de López Garai. Pocas conclusiones se pueden sacar del equipo de Castillejo que claudicó ante un rival de más envergadura, siempre dando la cara. 

Temas

Comentarios

Lea También