Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Derbi sin dueño

Los filiales de Reus y Nàstic se repartieron el dominio del partido, las ocasiones y los puntos. Cisse abrió el marcador para los visitantes y Oribe igualó el partido de penalti

Alex Saltó

Whatsapp
Foto: Alba Mariné

Foto: Alba Mariné

Duelo de ideas, de intensidades, de propuestas y sobre todo de fútbol el que se vivió en el Municipal de Cambrils en un derbi entre los filiales del Reus y el Nàstic que tuvo la igualdad como principal protagonista (1-1). 

Arrancaba el partido de la misma forma que lo hacía horas antes otro en Alcorcón. Los jugadores del Reus B, siguiendo la consigna del primer equipo, se plantaron y no quisieron disputar el primer minuto de encuentro, mientras que los de la Pobla se pasaban el balón sin intención de atacar. A partir de ahí, no hubo ni un momento de respiro en el partido. La primera parte no tuvo dueño, aunque la Pobla sería mucho más resolutiva en ambas áreas. Empezó a gran nivel el equipo de Alberto Gallego, con dos ocasiones claras en los primeros minutos, sobre todo una de Joel, que estuvo demasiado tímido en la definición y no sorprendió a Chechu. 

El Reus consiguió reaccionar y tomó el control del partido, insistiendo en atacar por el perfil zurdo, donde Martí Vila no dejaba de subir la banda en busca de un centro lateral. Sin embargo, fue la Pobla quien abrió la lata en el minuto 17. No parecía una jugada peligrosa cuando recibió Cisse de espaldas en el vértice del área. Sin embargo, el veloz delantero se escabulló de su marcador y, desde prácticamente la línea de fondo, disparó potente para sorprender a Chechu por el palo corto y hacer el primero (1-0). De hecho, el filial grana pudo dar otro golpe sobre la mesa cuatro minutos después, cuando Joel aprovechó la indecisión de la defensa y el portero rojinegros para estar a punto de doblar la ventaja. El Reus, por su parte, no conseguía deshacer la telaraña que tejía la Pobla, con cinco defensas, esquema que cambió en la segunda mitad el técnico grana. 

Una segunda mitad que poco tuvo que ver con la primera. El Reus tomó el control único y absoluto de la pelota. Sin embargo, pasaban los minutos y la Pobla no sufría. A los del Baix Camp les faltó verticalidad. Los de Albert Gallego no tenían ideas cuando el balón llegaba a tres cuartos. En medio del monólogo local, la Pobla tuvo la oportunidad de rematar la faena tras una gran jugada combinativa en la que Cardona asistió a Ralph, que no pudo disparar bien y desaprovechó la ocasión. En los últimos 15 minutos aparecieron las figuras del Reus, con un Enri que hizo gala de su movilidad en ataque volviendo loca la zaga visitante.

Los rojinegros encontraron su recompensa en minuto 81 gracias a un penalti pitado después de que Oribe fuese derribado dentro del área. El mismo Oribe no perdonó e igualó el marcador. En los últimos diez minutos de partido fue el Reus B quien siguió insistiendo para llevarse la victoria, pero el resultado ya no se movería.

Con el empate, el Reus B mantiene su gran racha de resultados, mientras que la Pobla se aleja de las posiciones de ascenso. 

Comentarios

Lea También