Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Despertar perverso (CBT 67 - Araberri 68)

El CBT pierde de un solo punto contra el Araberri en un partido frenético y dice adiós al play off de ascenso

Iván Alcalá

Whatsapp
Diego Gallardo, desolado después de perder el cuarto partido de la semifinal anoche en el Serrallo.  Foto: Pere Ferré

Diego Gallardo, desolado después de perder el cuarto partido de la semifinal anoche en el Serrallo. Foto: Pere Ferré

Las despedidas siempre suelen tener un sabor amargo. Una sensación dolorosa por poner el punto y final a algo. Pero ayer el CBT dijo adiós a la temporada a lo grande. Entre lágrimas, pero con la satisfacción de haber hecho todo lo posible por hacer soñar a su afición hasta el último instante. El Serrallo, que anoche estuvo de diez, despertó de forma cruel, pero lo hizo premiando a los suyos con una última ovación. La más calurosa. La más merecida. El play off se escapó por un solo punto (67-68), pero nada nubla la gran temporada de los de Berni Álvarez.

El cuadro azulado recuperó la serenidad que le faltó el viernes en los primeros compases del baile y el juego fluyó como el equipo necesita. Mesa y Salvó, con una canasta de tres, arrancaron con 5-0 del lado local. El Araberri aprovechó un par de ataques estériles cebetistas para voltear el marcador (5-6, 4’). No obstante, los tarraconenses no se desconectaron y pronto retomaron el control, de la mano de un Mesa inspiradísimo y una gran defensa que forzó varias pérdidas del cuadro vasco (14-7, 6’). De ahí a la conclusión del cuarto, el partido cogió un ritmo endiablado, con los dos equipos intercambiando canastas hasta el 28-19.

Todo el camino recorrido en el primer período se esfumó en el segundo. El acierto de los minutos iniciales se desdibujó y el Araberri empezó a hilar ataque tras ataque para reducir la diferencia hasta dejarla en nada. En los primeros siete minutos del cuarto sólo Orion fue capaz de encestar un tiro para los tarraconenses. Todo lo demás se quedó en el aro o en la red defensiva araberrista.

Los de Sergio Jiménez encontraron la fórmula, guiados por Dani Lorenzo primero y Martín Buesa después, que con dos triples seguidos cerraba un fatídico parcial de 2-15 para poner por delante a los de Vitoria (30-34, 16’). Torres y Mesa, con dos canastas consecutivas, recobraron el aliento para el Serrallo (36-34, 18’). El cuarto se cerró con un triple en cada canasta y el futuro de la eliminatoria reducido a 20 minutos (39-39).

El Araberri dio un nuevo arreón al partido nada más regresar de vestuarios, con Santana y Tyron de catalizadores. En cinco minutos, el filial del Baskonia ya mandaba de siete puntos, la ventaja más amplia que alcanzaron en todo el duelo (41-48). Berni pidió tiempo muerto para cortar la hemorragia. Arengó a los suyos y Salvó respondió con dos triples seguidos (4/4 al final del partido). Dos libres transformados por Mesa cerraban la brecha y devolvían el timón a los cebetistas (49-48, 27’).

El partido se interrumpió cinco minutos por culpa de un fallo técnico con el marcador del Serrallo. Marc Giménez, con un 2-1, cerraba el asalto poniendo al CBT cuatro puntos arriba (56-52). Y la parroquia cebetista empezó a corear el ‘sí se puede’.

Pero el Araberri no se borra tan fácilmente y sacó de nuevo la apisonadora, mucho más entonado en ataque que el equipo local, que falló tres triples seguidos y tardó tres minutos en sumar la primera canasta. Con Levesque desaparecido, Bulic fue el mejor del Araberri. El alero bosnio jugó los 40 minutos y en los últimos 10 fue una pesadilla para la defensa local. Un triple suyo y otra canasta de Santana llevaban el marcador a un peligroso 58-64 (36’).

Dos pérdidas seguidas de Torres y Orion encendían las alarmas. El Serrallo respiraba la tragedia y un silencio casi sepulcral se apoderó de la pista. Hasta que Orion, que no se encontraba al 100% y había pasado casi inadvertido hasta entonces, dio un golpe sobre la mesa y la comunión con la grada resurgió para un final se partido no apto para cardíacos.

Sólo quedaban tres minutos para la bocina, pero el de Boston obligó a la grada a creer. Anotó un triple imposible que rebotó en el aro y entró tras elevarse por encima del tablero. Bulic contestó con una canasta de dos cuando el Serrallo estaba ya en ebullición (61-66, 37’). Pero Orion estaba enchufado y puso por delante al CBT a las puertas del último minuto (67-66).

En una contra venenosa, el Araberri tuvo el partido, pero Salvó voló para taponar la canasta. Fue falta. Quedaban 26 segundos y el pabellón ya estaba en ebullición. Bulic anotaba el segundo tiro y devolvía las tablas al luminoso (67-67). Olía a prórroga, pero Gallardo se la jugó de tres y salió cruz. Sólo cinco segundos y de nuevo tiros para el Araberri. En la línea, Tyron fallaba el primero. Más esperanza. Entraba el segundo. Fue la puntilla. Sobre la bocina, Orion lo probó de tres. Demasiado forzado. Fue la última acción del curso. La estampa del pundonor para decir adiós.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También