Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Después de la tormenta (Pobla 2 - 1 Eldense)

La Pobla remonta al Eldense con goles de Alfons Serra y Cristian Herrera bajo una intensa lluvia en el Anexo del Nou Estadi. Los de Posse recuperan su mejor versión y salen del pozo tras nueve jornadas sin conocer la victoria

Iván Alcalá

Whatsapp
Cristian Herrera bate a Marcano para firmar el segundo gol de la Pobla mediado el segundo tiempo. Foto: Lluís Milián

Cristian Herrera bate a Marcano para firmar el segundo gol de la Pobla mediado el segundo tiempo. Foto: Lluís Milián

Empapados de moral. Así terminaron los jugadores de la Pobla el partido frente al Eldense en el Anexo del Nou Estadi. Abandonaron el césped entre abrazos y gritos de celebración. La necesidad era máxima. Tras nueve jornadas sin conocer la victoria, los chicos de Martín Posse pudieron sacudirse la angustia con tres puntos de oro que les saca de la zona roja y relanza sus opciones para el último tercio de campeonato. Pero además de los puntos, la victoria sirvió para recuperar sensaciones. Bajo un engorroso diluvio, el filial grana recobró la chispa que había perdido en los últimos partidos. Generó peligro y volvió a mover el balón con mimo. Sacando a relucir la marca de la casa.

Ya advertía el ‘Cholo’ Posse en la previa que la jornada de descanso había sentado bien al equipo, tanto a nivel físico como técnico. Y la armonía no desafinó esta vez. Ayer, lo más adverso resultó el envoltorio del encuentro. Unas condiciones difíciles para el juego, pero sobre todo para la grada. La afición del Eldense, que llenó un autobús para apoyar a su equipo, y la tromba sin cobijo en el Anexo amilanaron por momentos la hinchada grana.

No habían pasado ni cinco minutos que empezaron a caer las primeras gotas. Cristian Herrera, un cuchillo por la banda diestra, quiso probar a Marcano en una internada al área, pero disparó rasito y no tuvo problemas el guardameta alicantino. Ruiz respondió en el marco local cabeceando un centro de Ortega. Ondoa, aunque inseguro, repelió como pudo el peligro. La lluvia seguía in crescendo.

Las cosas se torcieron a los 13 minutos. Gol del Eldense y todos los fantasmas se presentaron de golpe frente a la Pobla. Fresno cazó un cuero cerca de la frontal y nadie acudió a taparle. Se sacó un zapatazo cruzado, sin excesiva potencia, que peinó el verde del área e hizo inútil la estirada de Ondoa. Para entonces el chaparrón ya era máximo.

Lejos de achicarse, el filial grana demostró que es un equipo bien amueblado y se echó a por el empate. No tardó más de cinco minutos. El 1-1 llegó en una combinación en el balcón del área entre Emaná y Alfons Serra. El camerunés, generoso, la soltó para el centrocampista de Valls, que vio el hueco para disparar y empató el duelo con un misil imparable pegado a la cruceta. El primer gol que marca esta temporada el capitán. Un tanto purgante después de dos partidos seguidos sin ver puerta. Cambió el escenario del choque. Los fantasmas se esfumaron.

El encuentro entró en éxtasis y las ocasiones se fueron sucediendo en tromba. Serra estuvo a punto de marcar para el Eldense tras un centro envenenado del capitán azulgrana, Cañadas. Estrelló el balón en el palo corto. Otra combinación entre Alfons y Emaná acabó con una ocasión del ariete africano, que la colocó cruzada entre los tres palos, pero le leyó las intenciones Marcano.

En la otra portería, Ondoa desbarataba sin apuros las intentonas de Petcoff, tras un barullo cerca del área chica, y Ruiz, en una acción personal que culminó con un remate tímido. La Pobla también quemaba el primer tiempo haciéndose oír. Maniobró con soltura en campo rival, lanzó contras con peligro y chutó a puerta. La más clara la tuvo de nuevo Cristian Herrera, que culminaba una triangulación dentro del área lanzando a los guantes del portero del Eldense.

El chaparrón dio una tregua en la segunda mitad y por momentos pareció que el juego no fluía igual. El conjunto levantino disfrutó de un par de llegadas a balón parado y poco más.

La Pobla se puso por delante a los 57 minutos. Fue en un córner botado por Carlos García. El esférico se paseó por el área como un artefacto inerte. En el segundo palo la esperaba Cristian Herrera. En apenas décimas de segundo, el atacante gerundense durmió la bola y los nervios. Dentro de la pequeña, la elevó con la punta de la bota entre los zagueros de amarillo y batió a Marcano, que no la vio venir.

El filial del Nàstic se desenvolvió bien con el partido de cara. Ni un paso atrás. Carlos, en una falta peligrosísima en el filo del área, rozó el tercero. Por un palmo, el lanzamiento se fue por encima del travesaño.

En los últimos compases el cuadro de Elda salió del aturdimiento y buscó el empate. Ondoa estuvo a la altura. El meta grana respondió a sendos disparos de Torrejón y Tacón con dos buenas estiradas. Gotor, a cinco minutos del final, vio la segunda amarilla y mató todas las opciones del Eldense. La Pobla volvía a ganar después de dos meses y medio. Una dosis de calma después de la tormenta.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También