Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes HOCKEY

Drama y dibujos animados (Reus 7 - Forte dei Marmi 5)

El Reus certifica su pase a cuartos de final de la Champions como primero de grupo, tras superar al Forte dei Marmi, en una noche en la que ha necesitado remontar un 1-4 en contra

Marc Libiano Pijoan

Whatsapp
Joan Salvat celebra el gol que ha anotado esta noche. Foto: Alba Mariné

Joan Salvat celebra el gol que ha anotado esta noche. Foto: Alba Mariné

No existe equipo que domine las artes escénicas como el Reus. Ante el Forte, los de Mariotti protagonizaron un corto dramático tristón, de esos de lagrimilla fácil, en el reparto inicial. Lo cambiaron con extrema facilidad por una peli de Disney en el desenlace. En números, modificaron el 1-4 imponente del enemigo por un 7-5 que les concede el billete para cuartos de final de la Champions como primeros de grupo. Eso permite factor pista en el cruce. No mucho pero suficiente para acudir a las eliminatorias con inyección de entusiasmo.

El Reus sufrió un dolor de muelas insoportable en la inauguración de la noche. Cuando quiso abrir los ojos se había metido en un lío. Lo provocó Gastón de Oro, de esos delanteros quisquillosos que convierten una baldosa en un parque de atracciones. Su gol lo hubiera soñado cualquier benjamín a la hora del recreo. Gastón sirvió de fondo con maleza. Chocó la pelota en el arquero Pedro Henriques y regresó con imán a su stick. La dejó en la red.

Ni siquiera el empate de Marín ofreció cordura el Reus, que cayó en el manicomio. Torner, el catalán que luce brazalete y jerarquía en italia, envió su poderosa cuchara al ángulo cuando había ejecutado desde el desierto. Mariotti prefirió el vértigo a la calma. Mandó a la presión en pista contraria a sus chicos todavía con mínima desventaja. Desordenó al equipo. El mando italiano lo certificaron Pagnini y Motarán, dos gigantes de la Italia hockística más moderna. El drama asomaba, pero el Reus se ha acostumbrado con cierto misterio a enseñar arte dramático.

Los rojinegros mejoraron con un cuarteto más simétrico, más natural, con Salvat como interior, un perfil que escasea y que resulta necesario para generar espacios. En todo caso, el Reus se arropó en una directa que convirtió Marín, ese hombre que desconoce la presión, para regresar al partido. Salvat confirmó presagios con el 4-3 a la vera del descanso. El trabajo de intendencia se lo completó Platero, que rebañó en pista contraria y le invitó a empujarla. Quedaba un mundo por descubrir.

Ni siquiera los Redblacks y el Front habían tomado su curva en pleno cerveceo, cuando Torra sometió a la noche un nuevo guión, el de los dibujos animados. Culminó un penalti de De Oro a Platero, cuando el argentino pretendía disfrazarse de Gardel dentro del cuadro. El 4-4 exigió la mejor versión de Gnata, el portero del momento en italia, de rostro imponente y buenos hábitos en el oficio de atajar. Sujetó al Forte, que padeció la fatiga extrema, con el Reus a pleno ritmo, desgastando su físico.

La suma de méritos de Gnata resultó asombrosa hasta provocar cierta desazón en el templo, coon los hinchas suplicando la ventaja tras remar sin descanso en contra de esa presentación demoledora del Forte. También gritó éxito el equipo, esforzado y comprometido. Apareció Marín, el actor dramático más feliz del planeta, para perforar a Gnata con  su pala. Pareció estudiar cada milímetro del disparo. Con el 5-4, nadie contó con el espíritu de supervivencia de los italianos. Cuando el mundo les amenaza se unen y luchan como hermanos. Igualó de directa Romero, en la décima falta del Reus.

Como suele ocurrir en batallas de alfiler, de cero distancia entre el éxito y el fracaso, la bola parada iba a definir la noche. Lo corroboró Marín, que tomó la escuadra y el cartabón para superar de nuevo a Gnata, de tiro directo. Ni siquiera el ímpetu rival acabó con el éxito del Reus. Álex Rodríguez, en la agonía del film, fue Mickey Mouse en Port Aventura. Para deleite de los niños y no tan niños.

Reus Deportiu. Henriques, Casanovas, Platero, Torra y Marín. También jugaron: Torner, Salvat y Álex Rodríguez.
      Forte dei Marmi. Gnata, Romero, Torner, Orlandi y De Oro. También jugaron: Pagnini, Motarán.
       Goles. 0-1, De Oro (6’), 1-1, Marín (7’), 1-2, Torner (8’), 1-3, Pagnini (13’), 1-4, Motarán (14’), 2-4, Marín (20’), 3-4, Salvat (22’), 4-4, Torra (26’), 5-4, Marín (37’), 5-5, Romero (37’), 6-5, Marín (44’), 7-5, Rodríguez (46’).
       Árbitros. Paulo Rainha y Rui Torres. Sin expulsados.
       Incidencias. Unos 1.400 espectadores.

Reus Deportiu. Henriques, Casanovas, Platero, Torra y Marín. También jugaron: Torner, Salvat y Álex Rodríguez.

Forte dei Marmi. Gnata, Romero, Torner, Orlandi y De Oro. También jugaron: Pagnini, Motarán.

Goles. 0-1, De Oro (6'), 1-1, Marín (7'), 1-2, Torner (8'), 1-3, Pagnini (13'), 1-4, Motarán (14'), 2-4, Marín (20'), 3-4, Salvat (22'), 4-4, Torra (26'), 5-4, Marín (37'), 5-5, Romero (37'), 6-5, Marín (44'), 7-5, Rodríguez (46').

Árbitros. Paulo Rainha y Rui Torres. Sin expulsados.

Incidencias. Unos 1.400 espectadores.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También