Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Dtejei y Dimi se destapan

El camerunés debutó con la camiseta del Nàstic en Copa del Rey con un partido completo. Vallecas encumbró también a Dimitrievski, que paró un penalti a Miku en el minuto 92

Jaume Aparicio López

Whatsapp
El defensa camerunés del Nàstic se entrenó en Vallecas con una gran actuación. Foto: alenjadro pelayo

El defensa camerunés del Nàstic se entrenó en Vallecas con una gran actuación. Foto: alenjadro pelayo

El Campo de Fútbol de Vallecas sirvió de trampolín para dos futbolistas de la primera plantilla del Nàstic. Uno Dimitrievski. El portero macedonio ya apuntaba maneras en sus dos participaciones previas, en la primera ronda de la Copa del Rey y en la Copa Catalunya, frente al Sant Andreu. En ambos partidos, ‘Dimi’ había dejado su portería a cero. Un dato de esos que gustan mucho a los entrenadores porque aportan elementos tangibles para determinar el jugador de partida de la siguiente cita.

El delantero del Rayo Vallecano Manucho fue el primero en batir al macedonio esta temporada. Con una pizca de suerte. Su tiro pasó por debajo de las piernas de Kakabadze, que involuntariamente rozó el esférico lo justo para hacer inesperada la trayectoria.

Fue el punto de penalti lo que acabó por encumbrar al macedonio en el barrio madrileño. Su temple ante una situación límite, una pena máxima con el tiempo ya cumplido y el 1-1 ondeando en el marcador, desvela una madurez impropia para un futbolista que apenas ha gozado de minutos en la élite del fútbol profesional.

Dimitrievski no se amilanó ante Miku, el lanzador. Cruzó la mirada con el delantero y le ganó el duelo psicológico. Esperó hasta el último suspiro para ver qué decisión tomaba el venezolano y le paró el lanzamiento. Supuso media clasificación, ya que el conjunto de Vicente Moreno entró en el tiempo extra con más aire.

El ‘Chino’ Saja parecía instalado en la titularidad, pero entre las declaraciones que hizo a la prensa argentina sobre su retirada y la irrupción de Dimitrievski, la amenaza a su puesto bajo palos es real. Mayor competitividad imposible. Sólo falta que regrese Manolo Reina. Habrá bofetadas por la propiedad del arco del Nàstic.

El segundo en salir crecido del encuentro copero fue Djetei. Debut espectacular el del joven central. Se le vieron deficiencias, lógicas a sus 22 años y viniendo de una liga menor como es la MTN Elite One, Primera de Camerún. Esos errores puntuales pudieron ser decisivos. La jugada que acaba con Eiriz Mata señalando el punto fatídico viene precedida por un fallo del camerunés. Pero en el balance global, las buenas acciones vencen por goleada. El espigado central exhibió una de sus grandes cualidades, la anticipación. Tiene un arranque potente y su zancada le permite llegar con premura a balones divididos. Le falta ganar masa muscular –y eso que ha mejorado gracias a una nutrición controlada–, aunque esa carencia no le impide ganar choques aéreos.

La afición grana ha tenido que esperar dos meses para ver en directo a uno de los fichajes más desconocidos del verano. Lo único que se sabía era que le comparaban con Eric Bailly. Palabras mayores. El central marfileño ha cubierto una trayectoria meteórica. De debutar en el primer equipo del Espanyol en octubre del 2014 a firmar por el Manchester United en 2016, previo pago de unos 40 millones de euros al Villarreal. Una semejanza aún lejana.

En Camerún Djetei era una de las estrellas de la liga de Primera. Destacaba como el líder de la defensa del Union Douala, equipo que compitió hasta el final por el título. El campeón fue finalmente el Cotonsport.

El grana ya era habitual en la selección de Camerún, antes de firmar por el Nàstic, como suplente del central del Olympique Lyonnais Nicolas N’Koulou. De hecho, era uno de los pocos Leones Indomables que no jugaba en Europa. La mitad de los equipos de la MTN Elite One lo querían y también otros clubes africanos. Algunos incluso llegaron a ofrecer medio millón de euros por su fichaje. En Europa, equipos como el Anderlecht o Toulousse, que poseen grandes redes de observadores en el continente africano, tenían al central en el punto de mira. El Nàstic les pasó por delante. El atractivo de la liga española y la presencia de Promoesport –representantes de Bailly– fueron argumentos convincentes para que el africano escogiera Tarragona como trampolín en su carrera.

Su inicio no ha sido el esperado. Las llamadas internacionales han dejado a Vicente Moreno sin la posibilidad de contar con el central africano en partidos adecuados para medir su nivel. El camerunés ha necesitado tiempo de adaptación. Cultural y deportiva. En lo que se refiere a la cotidiana, poco a poco y con la ayuda de otros africanos de la plantilla , Djetei va encajando en una sociedad tan distinta a la africana. En Vallecas demostró que en el aspecto futbolístico avanza a zancadas.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También