Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Dueños del gol

Edgar Hernández y Stephane Emaná protagonizarán el duelo de pistoleros en el derbi del domingo entre el Reus y la Pobla

Marc Libiano Pijoan

Whatsapp
Dueños del gol

Dueños del gol

Edgar Hernández (Gavà, 1987) y Stephane Emaná (Camerún, 1994) se han citado en el viejo oeste americano este domingo. Su duelo está servido como en las películas de John Wayne. Los delanteros de CF Reus y Pobla ajustan los rifles para el bello reto, con el Estadi disfrazado de Fort Bravo.

Natxo González y Martín Posse, los jefes de las dos pandillas, han confiado en las virtudes de estos delanteros de perfil distinto, pero con un alimento en común; la definición. Edgar reúne en su poderoso físico todas características de un delantero posicional, capaz de rescatar balones imposibles, pegárselos al cuerpo, sacarles brillo y convetirlos en un regalo para sus compañeros. Hernández, que vive su mejor instante desde que firmó por el Reus en verano de 2014, dispone de una curiosa habilitad para caer a los costados y asociarse. Con el balón suele ser coordinado, a pesar de su imponente anatomía. El ex del Sabadell ya acumula nueve aciertos en la competición doméstica. A ellos, resulta sano añadirles dos más. Uno en la Copa del Rey y otro en la Copa Catalunya.

Edgar suma 16 apariciones en el campeonato de la regularidad, 14 de ellas como elegido en el once. Se da la circunstancia que todavía no ha marcado lejos del Estadi. Todas sus conquistas han llegado ante los ojos de su gente.

 

El despegue de la pantera

Stephane Emaná es otro tipo de atacante, un amante del oficio de atacar los espacios con esa zancada estética e incansable. Emaná se ha convertido en un experto de la velocidad, capaz de adivinar balones imposibles, capaz de desquiciar a cualquier defensor confiado. Su papel en el histórico ascenso de la Pobla, el pasado verano, tomó tintes decisivos. La nueva categoría, lejos de asustarle, le ha encumbrado. No le ha venido grande. La joven promesa del filial del Nàstic se ve como una realidad.

Suma ocho goles en 18 participantes y ya le marcó al Reus en la cita inaugural de la primera vuelta, que terminó en tablas. Aquel día, por parte rojinegra, anotó Colorado de falta.

El Nàstic, el padre de la Pobla,no ha cerrado los ojos ante el rendimiento de Stephane y le ha ampliado el contrato tres temporadas. Incluso, Vicente Moreno, ante la escasez de delanteros tras la baja de Álex López, ha decidido citarle en las sesiones de la primera plantilla. Nadie se sonrojaría con un posible estreno de Stephane con los mayores, al lado de Achile, su hermano y actual estrella grana.

La presencia de los dos miuras del gol añade salsa a un partido que ha reencontrado vuelo tras convertirse en clásico de Tercera no hace mucho. En la de Bronce, Reus y Pobla pelean por dulces bien distintos, aunque cuando cruzan caminos no existen distancias. Por lo menos, en el guión previo. Ni siquiera los 18 puntos que les separan en la tabla dicen mucho. Cuando salten al césped se acabarán las treguas y el colegueo. Sólo por noventa minutos golosos.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También