Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Dura realidad para el Reus Miró ante el Barça

El equipo de Garcia, muy mermado por las bajas de Carballeira y Bancells, cae ante un FC Barcelona con mayor fondo de armario y calidad individual (2-6)

Marc Libiano

Whatsapp
Foto: Alfredo González

Foto: Alfredo González

Álex solucionó una presión asfixiante del Barcelona en propia pista del Reus con un disparo desde el desierto, sin aparente peligro. El destino dibujó una carambola impredecible. Esa pelota chocó con el fondo y acudió al stick del portugués Tiago Rafael, que sin avisar. cedió a Salvat, en boca de gol. El remate de primeras se coló en el arco de Egurrola, titular ayer en el templo. Para él no es más que un día rutinario en la oficina. A cualquier otro se le comería el cosquilleo.

La ventaja del Reus hizo creer al Palau repleto de gente y de entusiasmo. En todo caso, la aventura del Reus contenía ingredientes casi épicos. Ganarle al poderoso Barcelona sin Bancells ni Carballeira resulta una utopía romántica. Se ausentaron los dos. No estamos hablando de actores de reparto. Se trata de dos stars systems para Jordi Garcia, que no ha existido semana en la que no haya necesitado inventar un plan de supervivencia. Y eso ante el Barça no basta. Coló en la Supercopa, pero esta vez no.

El desgaste físico
En el banco azulgrana, Edu Castro, activó el plan de desgaste. Su equipo impone un ritmo asfixiante que refresca con una rotación interminable. El Barcelona platea partidos largos, conoce que, tarde o temprano, la fatiga va a castigar a sus enemigos, con menos fondo de armario, además de una calidad individual lógicamente inferior. Castro maneja la nómina de estrellas más extensa del planeta hockey. No es un secreto.

Bargalló dispone de un talento diferencial en cualquier rincón de la pista. En lugar de patinar parece que baila un vals. Lo hace con una sutileza maravillosa, entra rápido por los ojos. Jugador fino, técnicamente superdotado y con una personalidad terrible para tomar responsabilidades. 

El empate nació de un mano a mano en el que eliminó a Álex, el rechace llegó a Panadero, que con la escoba igualó. Apenas se habían consumido ocho minutos. Todo lo que vino después fue muy cuesta arriba para el Reus, que no dejó de arrimar el hombro, de creer, pero se quedó en una simple intención.

Una azul sospecha a Salvat propició que Ballart necesitara hacer el primer milagro de la noche. Le adivinó la directa a Pablo Álvarez, aunque el Barcelona trabajó con una autoridad brutal la superioridad numérica. Helder Nunes, con el Reus medio atolondrado, acertó con una pala desde media distancia. 

El Barça se hacía con la ventaja y eso son palabras mayores. Por el camino, el Reus se atrevió a dejarse un penal y una falta directa en los sticks de Àlex Rodríguez y Marc Julià, los especialistas. Demasiada ventaja ante un rival que castiga los perdones con una malicia sin retorno. Lo volvió a hacer en el templo. Bargalló, justo antes del intermedio, resolvió de nuevo con maestría y el 1-3 invitaba a la frustración. 

Energía en la reanudación
El Reus trató de inyectar energía a su juego en el regreso y Àlex convirtió el 2-3 en una maniobra de malabarista que los colegiados consideraron como ilegal. El VAR futbolero la hubiera analizado minuciosamente. Con ojo de halcón. 

En cambio, en la otra orilla, Alabart, el hijo de Kiko, aquel exdefensor duro y cabal que vistió de rojinegro, apagó cualquier atisbo de reacción local. Aprovechó un error de balance del Reus para terminar con el Clásico. Recuperarle un 1-4 al Barcelona resulta una acción excesiva de optimismo. Los de Edu Castro lo gestionaron con solvencia y autoridad, no dejaron que el Palau d’Esports se les subiera a cuestas, a pesar de que Àlex Rodríguez, culminó una pena máxima para el 2-4. Se convirtió en un espejismo.

La sociedad portuguesa azulgrana, Helder Nunes y Joao Rodrigues decoraron la ventaja con dos dianas más, con el Reus pidiendo auxilio y oxígeno. Su esfuerzo no admite dudas. Tampoco su actitud, aunque con  eso no da para sorprender al Barcelona.

Reus Miró. Ballart, Àlex Rodríguez, Tiago Rafael, Julià, Salvat. También jugaron; Del Río, Nájera y Ferran.
FC Barcelona. Egurrola, Panadero, Helder, Rodrigues, Bargalló. También jugaron; Alabart, Nil Roca y Pablo Álvarez..
Goles. 1-0, Salvat (4’), 1-1, Panadero (7’), 1-2, Helder (18’), 1-3, Bargalló (23’), 1-4, Alabart (31’), 2-4, Àlex (35’), 2-5, Helder (36’), 2-6, Rodrigues (49’).
Árbitros. Fernández y Sanz. Azul para Joan Salvat.

Temas

Comentarios

Lea También