Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Edgar Badia: 'El pasado ya no sirve'

Casi cuatro años y medio de Edgar Badia (Barcelona, 1992) han dado para mucho. Llegó sin jugar del filial del Granada y hoy es uno de los porteros más cotizados de la Segunda División. De por medio, un ascenso histórico a la categoría de plata y el premio simbólico de arquero menos goleado de Segunda le distinguen. Badia, eso sí, se muestra ambicioso. Desea que su progreso no se detenga.

Marc Libiano

Whatsapp
Edgar Badia posa para el 'Diari' tras el entrenamiento de esta mañana. Foto: Alfredo González

Edgar Badia posa para el 'Diari' tras el entrenamiento de esta mañana. Foto: Alfredo González

- ¿No está harto de que le juzguen por su altura?
- Hay gente que tiene prejuicios por la altura de un portero y piensa que en el juego aéreo puede sufrir según la estatura de su cuerpo. Creo que he demostrado en estos últimos años que por arriba he cometido pocos errores y al final se trata de la predisposición que tengas para trabajar este registro y mantener un tren inferior fuerte para intentar saltar más. Intento demostrar que los porteros más bajitos también podemos competir al máximo nivel.

- Parece que si un portero no mide dos metros, no sirve.
-Desde siempre, en el fútbol, han existido modas. Ahora parece que los porteros están obligados a ser altos, aunque por suerte en Champions hay metas que ya están ofreciendo un nivel muy alto. Da la sensación de que si no mides dos metros se te cierran muchas puertas, aunque estoy tranquilo porque con mi altura sé que puedo competir a nivel profesional. Lo he demostrado.

 -Xavi, Iniesta y compañía ya desterraron el mito del medio físico.
-Hace 15 o 20 años decían que el fútbol de toque del Barça no servía. Pasó también con los centrocampistas. Los preferían altos, fuertes y físicos hasta que se demostró que no tenía por qué ser así. Ahora existe con los porteros. Espero que con lo que aportamos los porteros que no somos tan altos ni tan fuertes podamos romper esa moda que se ha creado.

-Lleva más de 100 partidos casi consecutivos con el Reus. ¿Contempla el pasado?
-En el fútbol, para lo bueno y lo malo, el pasado no importa. No sirve. Cada temporada intento esforzarme al máximo porque soy una persona ambiciosa. Quiero aprender y crecer siempre. En el Reus creo que lo he conseguido y espero mantenerlo. Competir siempre a un nivel alto.

-Viven en un mundo de vértigo. Subieron a Segunda y a los cinco minutos les pedían que volvieran a ganar.
-Siempre digo que me gustaría disfrutar más de lo que hemos conseguido. Ascendimos y en tres semanas ya estábamos trabajando para prepararnos para el siguiente reto. No te puedes distraer. Estamos en un mundo muy competitivo y eso te exige mantenerte concentrado en tu trabajo, aunque creo que deberíamos aprender a disfrutar un poco más del momento. Todo va demasiado rápido. 

-El suyo es un oficio difícil. Un error borra tres paradones.
-Debes convivir con ello. Llevas tres o cuatro partidos a un gran nivel y al siguiente un error te señala, hace que entren las dudas y no lo pasas bien. Pienso que psicológicamente tienes que estar preparado para ello, porque esas situaciones ocurren. Para mí lo realmente importante es alcanzar una regularidad en el rendimiento. No decaer cuando llega un error.

-Hubo un momento en  que usted estuvo en el mercado y además en su mejor año. ¿Nunca pensó ‘me voy’?
-La realidad es que el club pasa por un buen momento y yo tengo un papel importante en el equipo. Me siento querido por la gente. Eso me crea pocas dudas. Es verdad que soy ambicioso y analizo las opciones de crecer que puedo tener, pero la propuesta que me pasa el Reus me hace sentir valorado, hace una apuesta muy importante por mí y decido renovar. Creo que puedo seguir progresando aquí.

-¿Hubo algo de agradecimiento en la decisión?
-Estoy agradecido, porque vine de Granada después de un tiempo sin jugar en el filial y la llamada de Sergi y esa apuesta por mí me ayudaron a volver a empezar. No olvido eso porque fue en un instante complicado.

-Supongo que no vive ajeno a la situación actual de Catalunya. ¿Cómo la ve?
Es una situación política complicada. Los gobiernos español y catalán han decidido ir por vías diferentes cuando, visto desde fuera, se podía haber arreglado de forma más sencilla. Votar, en ningún caso, es algo malo. Creo que los deportistas quizás no debemos expresarnos mucho en este sentido porque venimos de mundos muy distintos y no manejamos suficiente información.

-La última, ¿es posible mejorar el año pasado?
-No podemos esperar unas cifras defensivas tan brutales como las del año pasado porque vamos a salir perdiendo, pero daremos un gran nivel, haremos una gran temporada, de eso estoy convencido.

Temas

Comentarios

Lea También