Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Edgar Hernández: 'Nunca quieres que llegue el final'

El delantero de Gavà se despide del CF Reus mediante una charla sincera con el 'Diari'. Asegura sentir una estima especial hacia el club y piensa que el equipo ha hecho historia

Marc Libiano

Whatsapp
Edgar Hernández ha atendido al 'Diari' en el centro de Reus. Foto: Alba Mariné

Edgar Hernández ha atendido al 'Diari' en el centro de Reus. Foto: Alba Mariné

Y llegó el momento de partir, Edgar.

Todo en la vida tiene un principio y un final. El ciclo se ha terminado y hay que aceptarlo. Son las reglas del juego y lo entiendo. Me marcho orgullloso por lo que he conseguido, con la conciencia tranquila y con el sentimiento intacto. Lo que he sentido por el Reus no lo he sentido por ningún otro club. Además, hemos hecho historia y eso me llena y me reconforta como profesional.

¿Cuándo ve  que su historia con el Reus ha llegado al fin?

Durante el final de la segunda vuelta me doy cuenta que mi rol en el campo va perdiendo importancia e intuyo que el club no va a contar conmigo para el futuro. Es algo que voy asumiendo poco a poco, aunque el corazón te dice otra cosa, no quieres que llegue nunca el final, por la estima que le tienes al club y porque te sientes en casa. Sé cómo funciona el fútbol y entiendo la postura del Reus. La acepto. Me quedo con todo lo bueno que he vivido y miro hacia adelante. El futuro siempre abre puertas.

 

¿Se acuerda del gol que le dedicó a Dante, su primer hijo, en aquel partido de Copa decisivo ante el Lleida?

Nunca lo olvidaré, fue especial en todos los sentidos. Yo acababa de ser padre, quizás la experiencia vital más bonita que he vivido, y ese partido para nosotros era decisivo. Si ganábamos entrábamos en la eliminatoria contra los equipos de Champions. Marqué de cabeza en la prórroga, en una noche brutal a nivel emocional. La dedicatoria también quedó reflejada en todos los medios, así que salió perfecto. Luego nos enfrentamos al Atlético Madrid, en aquella eliminatoria histórica para el club.

¿Y con qué dignidad la compitieron?

Estuvimos siempre a la altura, tanto en el Estadi como en el Calderón. Dejamos una imagen fantástica en los dos partidos. Poder jugar en el Calderón como titular fue un lujo. Otro día para recordar a nivel personal.

 

 

Usted llegó al Reus en el suspiro final del mercado de 2014. En el inicio del proyecto y como pieza franquicia. Dejó Sabadell, en Segunda A, con el objetivo de ascender al Reus. En dos años cumplió.

No sólo cumplí yo. Formamos un grupo humano comprometido que teníamos claro a lo que veníamos. Superamos algunos momentos difíciles, siempre creímos en nuestro trabajo. Normalmente cuando insistes y crees en lo que haces, llega el premio. Y nos llegó porque nos los trabajamos mucho. De lo que más orgullo siento es que nunca hemos perdido la esencia de lo que fuimos en Segunda B. Ni ahora en Segunda. En el vestuario siempre se ha matenido el espíritu de humildad. Por eso se ha mantenido el éxito.

Ascendieron después de pasar varios meses sin cobrar.

Quizás fue el momento más dífícil, pero el grupo se mantuvo unido y fuerte y siguió compitiendo. El club cumplió después y ese final de año del equipo resultó espectacular. Inolvidable. Cuando veo las imágenes de la celebración en el Estadi y por la ciudad todavía se me eriza la piel. Los hinchas me ofrecieron todo su cariño desde el primer día y ese afecto es otra de las grandes cosas que me llevo. Me he sentido muy querido. Aquella canción del 'Shalala' en la celebración me unió mucho con la gente joven.

 

 

La escasez de goles en Segunda le ha terminado pasando factura.

Es probable y reconozco que no he tenido acierto. Creo que en otros registros he aportado mucho, pero a los delanteros se nos juzga por los goles. Quería seguir un año más con el rol que he tenido este año, pero no quiero hablar mal del Reus y menos ahora que ya no estoy dentro. Entiendo la decisión del club. La respeto.

Entonces, ¿ahora qué Edgar?.

Ahora es tiempo de pensar mucho y valorar no sólo lo más interesante para mí, también tengo ya una familia que me acompaña y el proyecto de la Escuela de Fútbol del Sporting de Gavà, así que no puedo tomar decisiones de forma precipitada. Tengo claro que voy a seguir jugando y valoraré qué propuesta es la mejor para mí y para mi familia. Hay tiempo para poder elegir bien la próxima aventura.

Temas

Comentarios

Lea También