Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Edgar Hernández: 'Sentí un feeling especial'

Entrevista al delantero del CF Reus

Marc Libiano Pijoan

Whatsapp
Edgar Hernández sonríe durante el entrenamiento de ayer en Riudoms. Foto: Alfredo González

Edgar Hernández sonríe durante el entrenamiento de ayer en Riudoms. Foto: Alfredo González

- ¿Cómo está el pequeño Dante?

- (Sonríe). De maravilla. Es un bicho, pero nos deja dormir. Su madre se encuentra muy bien y le cuida de lujo. Yo lo intento, aunque me arropo mucho en ella.

 

- El miércoles, cuando llegó a casa, ¿le contó lo que había sucedido en el Estadi?

- Lo probé. Le di un beso enorme y seguro que notó que su padre estaba feliz. Cuando crezca un poco más le enseñaré todas las fotos de este día histórico.

 

- ¿Le asusta que a Dante le guste el fútbol?

- No, para nada. Lo que quiero es que elija su camino y si éste se encuentra en el fútbol pues le apoyaré. Será lo que él quiera ser.

 

- Se lo digo porque usted ahora sonríe, pero hace cuatro meses vivía una situación muy distinta.

- Llevo años en esto y al final en un trayecto siempre pasas por buenos y malos momentos. En la vida ocurre lo mismo. Se trata de ser fuerte cuando las cosas no van bien y humilde cuando todo te sale de cara. Ahora intento disfrutarlo al máximo, pero trabajando como el que más porque esto no ha terminado. Queda camino por recorrer.

 

- Es posible que un futbolista, cuando sufre en los días oscuros, su problema no tenga nada que ver con el juego. Un mal día en casa, una discusión con un amigo o con la pareja. En fin, que a lo mejor les gustaría explicarse más.

- Hay mil circunstancias que nos rodean. No sólo somos lo que se ve en el campo. Nuestra vida sigue fuera de él y claro que influyen muchos aspectos. También depende del carácter de cada jugador. Es verdad que a veces te gustaría explicar lo que ocurre realmente, pero tampoco es sencillo.

 

-Edgar disfruta ahora de la plenitud emocional. Lo que ustedes llaman confianza.

- Me encuentro bien. Ahora todo fluye mejor porque me siento a gusto. La seguridad hace que tomes buenas decisiones y encima han llegado los goles que me alimentan la confianza.

 

-Ya, pero a los delanteros debe molestarles que sólo se les valore por los goles.

- Lo veo un poco injusto. Depende mucho del estilo de juego del equipo. Además de la definición aportas otras cosas, que quizás no se ven tanto, pero que también suman. Al final o convives con esa etiqueta o te derrumbas. La experiencia, por lo menos a mí, me ha dado fuerza.

 

-Recién recuperado de su problema en el tobillo, ¿en serio pensaba que iba a jugar ante el Lleida?

- Cuando llegué al Estadi, el míster me preguntó que cómo estaba de la lesión. Me sentía bien y no dudé, quería ayudar. Me comentó que iba a utilizarme en los minutos finales.

 

-¿Qué sintió cuando le eligió?

- Sinceramente tenía un feeling especial. De esos días que crees que todo va a salir bien. Sentí que era para mí. Que saldría y que iba a marcar ese gol definitivo y que podría dedicárselo a mi hijo. Y ya ves qué caprichoso es el fútbol.

 

-Sí, pero no se escape. Antes tuvo una que en lugar de rematar, despejó.

- Es verdad. No conseguí conectar bien, porque se me echó el balón muy encima. Y mira que el pase de Álex (Colorado) era bueno. Por suerte pude remediarlo después.

 

-Oiga, y en el vestuario, ¿a qué rival quieren ahora?.

- Es lógico. Hay dos gigantes como Barça y Madrid que gustan, pero el resto de equipos son atractivos para disfrutarlo a tope.

 

-La última. La plantilla pasó la incomodidad de un intervalo sin cobrar que el club solucionó. El compromiso siempre se ha mantenido.

- Eso no faltará. El vestuario siempre ha estado unido. Hay un grupo humano excepcional. Creo que hemos creado una familia entre todos y eso nos ayudará a conseguir los objetivos.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También