Deportes Enfermería

Edgar tiene en vilo al Nàstic

El delantero está pendiente de una resonancia magnética que determinará el alcance de la lesión que se produjo en la rodilla ante el Linares

JAUME APARICIO

Whatsapp
Edgar Hernández en el suelo mientras los servicios médicos le atienden sobre el terreno de juego. foto: pere ferré

Edgar Hernández en el suelo mientras los servicios médicos le atienden sobre el terreno de juego. foto: pere ferré

Preocupación máxima en el Nàstic por uno de sus jugadores más determinantes del equipo, por no decir el que más en este inicio de curso. Edgar Hernández está pendiente de unas pruebas médicas, una resonancia magnética para ser más exactos, que revelará el alcance exacto de la lesión que se produjo durante el encuentro de la pasada jornada ante el Linares. Las sensaciones del futbolista no son nada buenas, aunque si bien han mejorado respecto a las primeras horas tras el encuentro. No obstante habrá que esperar a lo que dictamine el examen médico de esta mañana, si no hay más retrasos.

Edgar Hernández se tuvo que retirar en el minuto 37 después de una acción en solitario. Notó una punzada en la rodilla izquierda e inmediatamente tuvieron que entrar las asistencias médicas. El delantero aún estuvo unos minutos en la banda junto con los servicios médicos antes de decidir, entre unos y otros, que el futbolista catalán no podía continuar en el partido. Momento en el que Raül Agné llamó a Pablo Fernández para que ingresase rápidamente en el terreno de juego en lugar de Edgar Hernández.

Las primeras exploraciones que se le realizaron el mismo día de partido no aclaraban si había rotura del menisco o ‘sencillamente’ un pinzamiento como explicó el entrenador del Nàstic en la rueda de prensa postpartido. En función de lo que revelen las pruebas se podrá establecer un periodo de baja que en el peor de los casos podría ser de hasta cuatro meses solo con la recuperación. Lo que está claro es que se perderá los próximos partidos.

Ni qué decir, que la baja del delantero de 34 años es un contratiempo enorme para Raül Agné. El atacante estaba siendo el jugador más decisivo del plantel. El más efectivo de los cuatro delanteros. Sumaba tres dianas, el que más hasta que su compañero y amigo Fran Carbia le igualó este domingo, pero con mejor estadística. El de Gavà ha necesitado de 105 minutos para anotar, mientras que el tarraconense tiene un ritmo anotador de un gol cada 167 minutos. Pablo Fernández, que se estrenó ante el Linares ha necesitado 456 minutos, mientras que Pedro Martín aún no ha marcado en los 339 minutos que ha jugado.

La aportación de Edgar Hernández iba más allá de los goles y asistencias, que también ha dado. Su implicación en el campo y fuera, su experiencia en resolver situaciones difíciles sobre el terreno de juego o su liderazgo en la línea ofensiva son aspectos que el equipo echará de menos durante el tiempo en el que esté de baja el delantero de Gavá.

Mala suerte

El mes de octubre ha sido un mes fatídico para Edgar Hernández. En Andorra, el 3 de octubre, tuvo que retirarse del Estadi Nacional antes de tiempo por un esguince de grado 1 en el ligamento lateral de la rodilla derecha. La lesión le impidió jugar ante su exequipo, el Sabadell, para no forzar. Contra el Castellón solo jugó 30 minutos, saliendo del banquillo. Ante el Linares reaparecía en el once titular con el infortunio de lesionarse otra vez de la rodilla, esta vez, de la izquierda.

De esta manera, Raül Agné se queda con una nómina de tres delanteros. Dos, Pedro y Fran Carbia, de un perfil más dinámico y, ahora con el 4-3-3 más escorado en la banda, y solo Pablo Fernández como ‘9’ de referencia. Un Pablo que demostró puede ocupar el sitio de Edgar Hernández y coger su testigo goleador.

Temas

Comentarios

Lea También