El Agné más sincero

El técnico del Nàstic ofreció una rueda de prensa previa al duelo ante el Cornellà en la que demostró estar listo para darle la vuelta a la situación

JUANFRAN MORENO MARCELO

Whatsapp
Raül Agné en el banquillo del Nou Estadi. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Raül Agné en el banquillo del Nou Estadi. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Fue una de las ruedas de prensa más sinceras de Raül Agné en una semana importante para su futuro en el banquillo grana. El técnico de Mequinenza valoró su situación con sinceridad y sobre todo trasladó un discurso de confianza, fe y trabajo. Un entrenador que demostró que está más que preparado para terminar de darle la vuelta a la situación. Algo que ya ha comenzado a hacer mediante el juego y que tiene que intentar rematar con un buen resultado el domingo en Cornellà. No obstante, no hay que negar que una derrota le complicaría mucho su futuro en el banquillo grana.

«Yo entiendo la vida desde la actitud. Estoy muy a gusto aquí. Puedo decir que a día de hoy soy igual de feliz que el primer día que llegué. Tengo una relación fantástica con el club y el presidente, pero sé cómo funciona el negocio. De aquí no se sale llorando. Esto es fútbol y lo que tengo claro es que tenemos que ser positivos y trabajar. Si caes, te levantas. Yo a mi madre nunca la vi llorar y no estoy educado para ir llorando, ni dando pena. Hay que trabajar y sacar esto adelante y lo sacaremos». Así de contundente se mostraba el entrenador del Nàstic. Un discurso firme, repleto de personalidad y optimismo.

La cosa no quedaba ahí, y Agné aprovechaba otra pregunta para dejar claro que siente a la plantilla de su lado: «Hay veces como entrenador que tienes un discurso y los jugadores miran al suelo. Entonces ya puedes coger e irte. Aquí cuando les hablas, te miran a los ojos y asienten sabiendo que esto lo tiraremos adelante porque ven que están haciendo cosas muy buenas para salir adelante. Muchas. Ya cambiará la dinámica y será el domingo porque tenemos una ventaja que es que todos venimos del barro. Yo comencé en esos campos y ojalá pudiera salir a jugar el domingo. No somos un equipo con glamour y estrellas».

Por si quedaban dudas de que el técnico grana se siente fuerte, Agné las despejó en otra intervención sincera: «El entrenador es el líder del grupo y es el primero que tiene que tener una actitud positiva. Yo tengo la suerte de que mi padre y mi madre me educaron muy bien. Creo en el juego y no en los resultados y lo he dicho siempre. ¿Qué les puedo decir? ¿Qué tienen que hacer gol? Ya lo saben, pero es que el miércoles lo hicieron mejor que el domingo y no hicieron gol. No es normal fallar tanto, pero lo cambiaremos. Quiero que entiendan que no vale solo ganar».

Jugar bien y en consecuencia ganar es lo que buscarán mañana en Cornellà. No será un escenario fácil, ya que es un territorio en el que el Nàstic no sabe ganar y que destaca por sus pequeñas dimensiones y por mal estado del césped artificial: «Este año tiene el Nàstic un entrenador que cuando ha ido allí ha ganado. Venimos de dos partidos muy buenos en dos escenarios distintos, pero nosotros somos un equipo profesional e hicimos una plantilla para adaptarnos a cualquier sitio. Estoy convencido que haremos un partido bueno y competitivo».

Para intentar vencer en Cornellà, Agné podría apostar por el 4-3-3- o el 4-4-2 o incluso por una defensa de tres. No quiso dar pistas, pero lo que sí que aseguró es que el equipo va a competir y que es un partido para guerreros: «Nos tenemos que adaptar a los registros que se den. Siempre tengo más de un plan y lo que tengo claro es que es un escenario pequeño al que no estamos acostumbrados y nos tenemos que adaptar. En este campo gana el que tiene más claro lo que tiene que hacer y el que menos tonterías hace. Es un partido de listos y de calle».

Por último, el técnico grana repasó la enfermería que en estos momentos está ocupada por Robert Simón y Pedro Martín: «Pedro Martín no llegará y Robert Simón es duda, ya que tiene una contractura».

Temas

Comentarios

Lea También