Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes FÚTBOL

El Bar de l'Estadi, un miembro más de la familia grana

Situado en los cimientos del estadio, el Bar de l'Estadi es uno de rincones más conocidos y queridos del entorno Nàstic

Iñaki Delaurens

Whatsapp
Jenny, hija de Josep, es una de las trabajadoras de la familia grana. Foto: Pere Ferré

Jenny, hija de Josep, es una de las trabajadoras de la familia grana. Foto: Pere Ferré

El Bar de l’Estadi es una miembro muy importante en familia del Nàstic. Lugar sagrado para los futbolistas grana, supone su escondite de confianza, el rincón indicado donde sentirse como en casa. Lo es. Instalado en el estadio como una extensión del mismo, la afición calienta entre sus paredes los días de partido.

Desde 2011, la familia Suñé regenta este local y el resto de puntos de bar dentro del Nou Estadi. Pero su relación con el club grana empezó antes, ya que desde 2000 hasta 2015 también llevaban el establecimiento del tenis, al lado del campo.

Hasta entonces la relación entre el Nàstic y Josep Suñé, cabeza de familia, era bastante tranquila. Incluso recuerda que había jugado contra el juvenil grana en la Avinguda Catalunya cuando jugaba en el Altafulla. Pero admite que desde que empezó su actividad empresarial en el Camí de la Budellera se ha vuelto un fororo.

Junto a su mujer Fina, sus hijos Jenny y Josep, y su nuera Andrea gestionan este servicio, que Josep padre define como “un no parar” aunque admite que tiene ganas de seguir muchos años más.

Uno de los aspectos clave para regentar el Bar de l’Estadi es “tener mucha paciencia”. Sobre todo con los jugadores. Para ellos el bar representa la puerta de entrada al estadio. Les da la bienvenida y desde ahí acceden a los vestuarios. Josep recuerda como los jugadores del Barça se extrañaron por esto en la Supercopa Catalana que jugaron en Tarragona contra el Espanyol.

En este bar de tapas, bocadillos y menús los futbolistas grana pasan media vida. “Es su lugar de confianza, como su fuéramos sus padres”, reconoce Josep. Cada día desayunan allí donde Josep les prepara comidas de primer nivel, como el jamón de bellota que tiene en la cocina. Incluso los días de fiesta se acercan con sus familias para estar todos juntos.

De cara al derbi a Josep se le multiplicará la faena. Abrirá 12 de las 16 barras del estadio, más el bar, cuando normalmente funcionan ocho. Aunque no será como cuando en Segunda B llegó a vender 70 barriles de cerveza en un partido, ya que no se puede servir alcohol. Vaticina un 2-0 para tener el gol average y confiesa que no quiere que el Reus baje porque es un desplazamiento cercano y también llena el Nou Estadi.

La familia Suñé mantiene un vínculo muy estrecho con todos los jugadores como Xavi Molina, David Rocha o Xisco Campos pero si tienen que destacar a alguno, este es Lluis Codina. El delantero de Taradell se metía en la cocina y ayudaba tanto en los fogones como en la barra. En fin, una historia que une al Nàstic y a los Suñé a la que todavía le quedan muchos capítulos por escribir.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También