Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Barça B baila al son de Nahuel y Aleñá

Los de Gerard López son un rival peligroso tanto en la posesión como en la contra. En defensa, son bastante fiables gracias a su 4-4-2

Juanfran Moreno

Whatsapp
Carles Aleñá y Maikel Mesa disputan un balón en el partido de la primera vuelta. FOTO: Pere Ferré

Carles Aleñá y Maikel Mesa disputan un balón en el partido de la primera vuelta. FOTO: Pere Ferré

El Nàstic se enfrenta este sábado a un filial atípico. El Barça B es algo más que una constelación de jóvenes promesas. En su plantel aúna futbolistas hechos y otros sin hacer, pero con una calidad técnica descomunal. Gerard López ha dado con la tecla durante estas últimas jornadas. Una pequeña variante táctica unida a la llegada de nuevos futbolistas en el pasado mercado invernal han sido la clave para ello. Por esto, no sorprende que el filial azulgrana sume más puntos como visitante (18 puntos) que como local (15 puntos).

El Barça B ya no es aquel equipo que basa su idea en el inamovible sistema del 4-3-3. De hecho, con Gerard López al frente nunca lo ha sido. Ahora, sin embargo, no se corta a la hora de dibujar otro esquema, sobre todo en fase defensiva. Y es que el filial azulgrana defiende con un marcado 4-4-2 que permite liberar a Carles Aleñá de funciones defensivas. Esto permite un menor desgaste de su futbolista más diferencial y un mayor equilibrio a nivel coral.

Aleña se descuelga y la medular queda marcada con cuatro hombres en el centro.

Eso por lo que concierne al sistema. En la idea, el Barça B es un equipo que alterna la presión en bloque alto con la presión en tres cuartos de campo. Depende de la fase y el rival se decanta más por una que por otra. Además, es un equipo al que cuesta circularle en su campo. Muerde con su línea de cuatro bien marcada en la medular. Una apuesta muy similar a la que hacen los hombres del primer equipo con Valverde. No obstante, hay que recalcar que si se juega en el Mini, el filial azulgrana suele ser más agresivo en la presión.

En fase ofensiva, el Barça B sigue apostando por el 4-3-3. En él, Carles Aleñá es el epicentro. Todo gira a su alrededor. Se mueve con total libertad por la medular aunque parte del interior derecho. Es sin duda el futbolista más creativo y más peligroso del filial azulgrana. Tiene la capacidad de organizar y golpear. Carne de futbolista importante en el primer equipo.

No obstante, hay que resaltar que el filial azulgrana es un equipo con capacidad para manejar diferentes tesituras a nivel ofensivo. La apuesta principal es la de tener el balón en campo contrario. Intenta salir jugando desde atrás y sus laterales siempre intentan dar profundidad,  con Aleñá y Nahuel entrando de fuera con el objetivo de potenciar esta variante. Además, estos dos futbolistas suelen explotar su gran golpeo desde la frontal. El primero con la diestra y el segundo con la zurda.

Nahuel tiende a ir al centro con balón y Cucurella suele doblar la banda. Aleña permanece en el centro

Sin embargo, los de Gerard López también tienen la capacidad de hacer daño a la contra. Nahuel Leiva, futbolista que ha llegado este mercado invernal, tiene la capacidad de sorprender al espacio con su velocidad punta. El extremo azulgrana le ha dado la capacidad de ser más vertical en los metros finales, algo que echaba en falta el Barça B desde la lesión de Jose Arnaiz. Si Marc Cardona ocupa el puesto de delantero, ya son dos los futbolistas que tienen para sorprender a la espalda.

Otros nombres propios del filial

Hablando de nombres propios, Cristian Rivera ha sido la otra llegada que le ha dado un salto cualitativo importante al Barça B. El futbolista del Eibar se ha colocado en la posición de pivote y está consiguiendo hacer olvidar a Oriol Busquets, futbolista lesionado que estaba siendo de lo más destacado. El mediocentro de Gijón actuaba de mediocentro ofensivo en sus anteriores equipos, pero la reconversión le ha sentado de lujo. Juega fácil y da equilibrio. Además, aporta juego aéreo a la medular gracias a 1’92m.

Habrá que andar con mucho ojo también con Íñigo Ruiz de Galarreta, el futbolista que ayuda a Aleñá a comandar el centro del campo. Da criterio y aporta esa madurez necesaria en algunas fases del partido. Palencia y Cucurella serán los otros dos jugadores a tener en cuenta en fase ofensiva. Se incorporan de manera constante y dan amplitud.

En definitiva, el Barça B se trata de un conjunto con capacidad para manejarse con soltura en diferentes tesituras. Aleñá es su máximo referente y la llegada de hombres como Nahuel y Rivera le han dado un salto cualitativo a nivel de juego y resultados.

Temas

Comentarios

Lea También