El Brisasol Salou doma al Ibersol CBT en el derbi tarraconense

Baloncesto. El conjunto de Jesús Muñiz dominó con puño de hierro desde el arranque y no dio opciones a los tarraconenses

Adrià Miró Canturri

Whatsapp
Barskdale en el derbi tarraconense

Barskdale en el derbi tarraconense

Irreconocibles. El Ibersol CBT encajó su segunda derrota de la temporada ante un Brisasol CB Salou que desactivó por completo a los de Berni Álvarez. El equipo dirigido por Jesús Muñiz dominó el derbi de principio a fin gracias a una defensa indescifrable para los azules, ayer de rosa. Los tarraconenses se mostraron apáticos durante todo el encuentro y no llegaron a inquietar a sus rivales en el marcador.

De hecho, los cebetistas solamente fueron por delante en el luminoso después de la primera canasta del partido. Tugores, que fue uno de los pocos que aguantó al equipo en los peores momentos, hizo subir el 0-2 en una de las pocas canastas tarraconenses del primer acto. A la siguiente jugada, Gonzalo Balta anotó un triple que iniciaría un dominio aplastante hasta el final del duelo.

El arranque no brilló precisamente por el alto ritmo de juego. El Salou se encontraba bien situado en defensa y ahogaba cualquier intentona cebetista. Los de Berni Álvarez eran incapaces de encontraron ni una rendija entre la zaga salouense y, para colmo, tampoco tenían el día en los tiros exteriores.

En una de las múltiples jugadas en las que los azulones se sentían perdidos, Barksdale le birló el balón a un Orion despistado y lo culminó con un mate. La acción era la viva imagen del partido. Un CBT sin ideas ante un Salou mucho más metido en todas las acciones.

El resultado del primer periodo podría haber sido peor si los salouenses hubieran gozado de mayor acierto. A pesar de la poca puntería, el combinado de la capital de la Costa Daurada terminó el cuarto con diez puntos de ventaja y unas sensaciones diametralmente opuestas a su rival comarcal (16-6).

Más de lo mismo

Los de Berni Álvarez necesitaban un cambio. Habían anotado solo cuatro puntos en prácticamente nueve minutos y el Salou había desactivado todas sus ofensivas con una intensa defensa.

El triple de Tugores en el arranque no fue un punto de inflexión. Los cebetistas seguían sin superar la retaguardia local. Ni Yoery Hoexum, que nos tiene acostumbrados a exhibiciones cada fin de semana, marcaba la diferencia como es habitual.

De poco servía la defensa zonal que había planteado al CBT para terminar con la grieta que se estaba creando. El Salou anotó seis triples en el segundo periodo que taponaron cualquier atisbo de esperanza tarraconense.

Los cebetistas estuvieron cerca de enchufarse. Un triple de Hoexum y una recuperación de Orion que terminó en canasta volvía a dar vida a los visitantes (30-19). Pero Adrià Aragonès, que acabó como máximo anotador del partido, se encargó que su equipo se fuera al descanso con más de diez puntos de diferencia (38-24).

El choque estaba de cara para los salouenses, que además salían de los vestuarios con un triple de Alaminos de bienvenida. El conjunto de Jesús Muñiz alcanzaba su mayor ventaja hasta el momento (17 puntos), pero el partido aún se torcería más para los intereses visitantes.

El CBT trató de parar a Balta para desarmar a uno de los jugadores que más daño les estaba causando. El base siguió a la suya con internadas que se clavaban como puñales.

Pese a estar en un momento crítico, el equipo cebetista levantó ligeramente la cabeza en busca de un milagro que revertiera la dinámica. Con 20 puntos de desventaja (54-34), un parcial de 0-8 les dio vida para encarar los diez minutos finales. El CB Salou había dado una pequeña tregua, con más de tres minutos y medio sin anotar, pero los tarraconenses habían sumado a base de chispazos. Un triple de Tugores, otro de Estebanell y dos tiros libres del mismo jugador. En el luminoso las cosas mejoraban para los de Berni, aunque sobre el terreno de juego el cambio no había sido tan notable.

El tiempo iba en contra del CBT y el Salou lo supo gestionar a la perfección. Los locales marcaron los tempos y sacaron provecho de su acierto en los rebotes. Por contra, los tarraconenses volvieron a mostrar su peor versión. Una laguna anotadora de los visitantes -otra más- durante cinco largos minutos enterró cualquier opción de victoria. El parcial de 9-0 para los locales fue demoledor (62-44).

El marcador se movió poco más en unos instantes finales de ida y vuelta. El Salou estuvo cerca de terminar el partido con una ventaja mayor a los 20 puntos, pero el tiro exterior de Marc Morales rebotó en el aro y salió. Un 68-50 sin contestación.

Adiós al liderato

La derrota del CBT es aún más dolorosa si se mira la tabla clasificatoria. Su gran rival, el CB Valls, aprovechó el tropiezo para colocarse como líder del grupo C de la Liga EBA, empatado con el mismo CBT y El Olivar. Por suerte, el Castelldefels cayó también por sorpresa y se sitúa un escalón por debajo del triple empate arriba.

Justo después de estos cuatro equipos se encuentra el Salou. Los de Jesús Muñiz han presentado su candidatura para estar entre los puestos altos después de un arranque de liga inestable. El siguiente encuentro será otra prueba de fuego para medir hasta dónde pueden llegar los salouenses. Volverán a disputar un derbi tarraconense, pero esta vez ante el nuevo líder del grupo, el CB Valls.

Temas

Comentarios

Lea También