Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes BALANCE

El CB Valls salva la mala campaña tarraconense

Un ascenso y cinco descensos. El Valls subió a Copa Catalunya femenina, ocupando el lugar del descendido TGN Bàsquet

Adrià Miró

Whatsapp
Celebración de las jugadoras del CB Valls tras la victoria contra el Joventut de Badalona en el Pavelló Joana Ballart.  FOTO: Fabián Acidres

Celebración de las jugadoras del CB Valls tras la victoria contra el Joventut de Badalona en el Pavelló Joana Ballart. FOTO: Fabián Acidres

Temporada plagada de sombras entre los conjuntos tarraconenses que militan en Copa Catalunya y Primera Catalana. Cinco de los doce equipos que iniciaron la campaña en esas categorías consumaron el descenso, reduciendo considerablemente el peso de la provincia en ambas divisiones. El único destello llegó de la mano del CB Valls femenino, que subió a Copa Catalunya tras un año para enmarcar. 

Los peores damnificados fueron los equipos masculinos. En Copa Catalunya asombra el contraste con la temporada anterior, en la que dos conjuntos jugaron los play offs y el CB Salou ascendió a Liga EBA.

El Ploms no pudo repetir esta vez su presencia en la promoción de ascenso y merodeó durante toda la campaña por la zona media. En cambio, el Cantaires, que procedía de Liga EBA, dio una imagen muy pobre y consumó su segundo descenso consecutivo. Los tortosinos terminaron ocupando la última posición de la tabla, lejos de alcanzar los play out.

Desbandada en Primera

El punto negro en el básquet tarraconense se encuentra en Primera Catalana masculina. Únicamente se salvó el CB Àguiles, que tocó con la yema de los dedos la promoción de ascenso, pero una derrota en la penúltima jornada les privó de ello. En contraste, AD Torrefora, CB Valls BNA y AB El Vendrell lucharon hasta la última fecha para evitar el descenso directo. Finalmente salieron perdiendo el ADT y el filial vallense –penúltimo y último respectivamente– y los vendrellenses lograron una nueva oportunidad para mantener la categoría.

Los de la Conca cambiaron el entrenador para las últimas jornadas y se acercaron a su objetivo. La derrota por la mínima en el primer partido de los play out (71-70) marcó el devenir de una eliminatoria con el factor pista en contra. Pese a empatar en el segundo encuentro, no consiguieron salvar la temporada en el partido de desempate.

Valls, nuevo equipo de referencia

En el básquet femenino el balance es sobradamente mejor. El TGN Bàsquet fue la nota discordante en una temporada globalmente buena. Las lilas sufrieron hasta la última jornada, en la que necesitaron una derrota de sus perseguidoras para eludir el descenso directo.

En la promoción de permanencia las cosas no fueron mucho mejor. El triunfo en el Pavelló Sagrat Cor, que empataba la eliminatoria, inyectó una dosis de esperanza para las tarraconenses. En el tercer partido, pero, no repitieron la victoria ante el CB Igualada y perdieron la categoría. Con el descenso, el conjunto de Juan Carlos Arjona deja de ser el equipo de referencia en el básquet femenino de la provincia. 

Este título lo ostentará a partir de la temporada que viene el CB Valls. Las rojiblancas cuajaron una campaña sobresaliente, tanto en la fase regular como en la final a cuatro. Las jugadoras entrenadas por Benito Ibáñez ocuparon la primera plaza de su grupo durante toda la campaña y solamente probaron la derrota en dos ocasiones.

Con estas credenciales, las vallenses se plantaron en la final a cuatro como favoritas y con el calor del Pavelló Joana Balart. En un partido de contrastes, las rojiblancas supieron aguantar los inciertos últimos minutos ante el Joventut y certificaron su ascenso a Copa Catalunya. En la final, que la afrontaron a medio gas, el Joviat las superó con cierta holgura y se hizo con el título.

Por otro lado, Manyanet, Ploms y CB Morell se salvaron sin ningún sobresalto e incluso tuvieron tramos de la temporada en la que su presencia en la final a cuatro no era una utopía. Entre estos conjuntos, las plomenses merecen una atención especial, puesto que eran recién ascendidas y ofrecieron una solvencia inesperada desde el inicio. El Reus Deportiu sufrió más que el resto y necesitó la promoción de permanencia para mantenerse en Primera. Las rojinegras, con el factor pista en contra, resolvieron la eliminatoria en dos partidos.

A expensas de una eventual compraventa de plazas, el número de equipos en Primera se reduce a siete, mientras que en Copa Catalunya aminora a dos.

Temas

Comentarios

Lea También