Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El CBT aplasta sin miramientos al Castellbisbal (73-54)

El conjunto de Berni Álvarez fue muy superior y no necesitó sacar a relucir su mejor versión para cumplir con el trámite. Los azulados son líderes con dos victorias de ventaja tras el tropiezo del Igualada en el Olivar

Juanfran Moreno

Whatsapp
Dani Tugores completa una entrada a canasta ante el Castellbisbal. Foto: Fabián Acidres

Dani Tugores completa una entrada a canasta ante el Castellbisbal. Foto: Fabián Acidres

A este CBT hay que exigirle mucho más de lo que hizo el Castellbisbal para generarle dudas. Es un equipo automatizado, que vive en una inercia positiva y que no necesita exhibir una versión notable para arrollar al rival. He ahí porque comanda la clasificación con mano de hierro. Fue un día más en la oficina para un conjunto azulado que superó el trámite sin sobresaltos (73-54).  

Lejos de Tarragona también se jugaba mucho el CBT. También sonrió en el otro escenario en el que el futuro del conjunto tarraconense se esclarecía. El Igualada, segundo clasificado, caía en la pista del Olivar en un final de infarto (76-75). Un resultado del que fueron plenamente conscientes los pesos pesados del conjunto azulado que ya descansaban en el banquillo tras establecer una ventaja más que definitiva en el marcador antes del último cuarto.

El primer cuarto resultó ser un resumen predilecto de lo que acontecería durante el resto del partido. El Castellbisbal salió extramotivado, buscando generar desconcierto y tirando de corazón para igualar el evidente desnivel de talento que había entre los dos equipos. Lo intentó con todo, pero no le sirvió de nada. El CBT completó unos aseados 10 minutos que le permitieron marcharse con una ventaja imponente en el marcador (21-10).

No se presuponía que el Castellbisbal iba a generar dudas en el CBT. Las generó. Al menos de manera momentánea. Logró sumergir el partido en un clima crispado, perezoso y de constante desperfectos. El CBT pagó cara su falta de fluidez en ataque y los fallos individuales que no acostumbran cometer. En esa tesitura, el rival se sintió fuerte y llegó a atisbar gloria (23-20).

No fue así porque rápidamente se activó el conjunto del Serrallo, encontrando un ritmo anotador que había añorado en los últimos minutos. Cerró el segundo cuarto ‘Lucky’ Duch con uno de sus característicos triples tan inverosímiles como efectivos. Una puñalada certera para abrir una herida profunda antes del descanso (38-23).

El contexto invitaba a pensar que el tercer cuarto iba a ser el definitivo en cuanto al marcador. No hubo sorpresas. Berni Álvarez salió con su quinteto de gala (David Fernández, Jaume Zanca, Adrià Duch, Pape Mbaye y Ferran Torres) para cerrar el partido con presura. Sus cinco puntales no le fallaron. En especial, un ‘Lucky’ Duch que con dos triples consecutivos situó la ventaja local por encima de la barrera de los 20 puntos (46-35).

Lejos de bajar el ritmo ofensivo, el conjunto cebetista lo aumentó para terminar de mutilar las esperanzas visitantes al final del tercer cuarto (60-36). 24 puntos de ventaja y una sensación de diferencia abismal.

El último cuarto fue una oda al talento de la casa. A Berni Álvarez no le tembló el pulso a la hora de dar minutos a los canteranos que aprovechan cada minuto en la pista como un bocado de caviar. También fue un último parcial para que hombres como Joan Sorolla y Dani Fernández liderarán una segunda unidad inundada de inexperiencia y talento.

Reseñables fueron los minutos que tuvo sobre la pista el canterano Toni Recanses. Dos triples y dos tiros libres le permitieron sumar 8 puntos en un buen final de cuarto en el que David Loras puso dos gorros y se llevó el aplauso general del Serrallo. El encuentro se cerró con un firme (73-54). Tan firme como las opciones del CBT de pelear por el ascenso a la LEB Plata.

Temas

Comentarios