Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes LIGA EBA

El CBT le gana la guerra a otro rival directo, el Mollet

BALONCESTO. En un duelo marcado por la dureza física, los de Berni Álvarez barrieron para seguir como líderes destacados

Àlex Saltó

Whatsapp
Ferran Torres se cuelga del aro entre tres jugadores del CB Mollet. FOTO: CBT

Ferran Torres se cuelga del aro entre tres jugadores del CB Mollet. FOTO: CBT

Triunfo de prestigio del CBT Ibersol ante un rival directo en la consecución del ascenso, el CB Mollet. El equipo de Berni Álvarez demostró ser superior a su rival en todo momento pese a que el Mollet consiguió mantenerse en el partido a base de empuje. Con el paso de los minutos, el talento de los jugadores tarraconenses salió a flote para acabar barriendo uno de los mejores equipos de la categoría (78-57). 

El Mollet se plantó en el Pavelló del Serrallo con las ideas muy claras: obligar al CBT a sudar tinta china para lograr cualquier canasta. El árbitro permitió contactos en los primeros minutos, y los tarraconenses se encontraron con una defensa aguerrida y que complicó su circulación en ataque, por lo que se produjeron varias pérdidas de pelota.  

Sin embargo, los de Berni Álvarez, poco a poco, adaptaron el partido a su ritmo de juego habitual, y encontraron a sus hombres fuertes, sobre todo Ferran Torres. La incorporación de Jordi Barberà sumó una amenaza peligrosa desde el perímetro –ocho puntos en el primer cuarto- y el talento de Zanca descosía la telaraña del Mollet (18-13).

Parcial devastador

El CBT encadenó un buen final de primer cuarto con un inicio espectacular del tercero que rompió el partido. Dos minutos que se hicieron eternos para el Mollet, en los que las canastas no dejaron de caer del bando azul. Barberà anotó su tercer triple, y Pape se apuntó a la fiesta con otro desde ocho metros. Guillem Fàbregas sumaba otro más desde la esquina y el parcial no dejaba de crecer (33-17). En un abrir y cerrar de ojos, los de Berni Álvarez habían aprovechado la desconexión del Mollet para escaparse y encarrilar el partido. 

El Mollet consiguió reponerse del vendaval ofensivo con la misma medicina. A base de triples, consiguió recortar la distancia a menos de 10 puntos (36-29), y las dudas, a pesar del resultado, se trasladaban a los azules. El partido se convirtió en un festival de triples, y el CBT siempre será más peligroso que su rival en el intercambio de golpes. La riqueza ofensiva del CBT es tan extensa que cualquier espacio que dejaba su rival se convertía en mortífero. 

El cambio de sistema defensivo del Mollet no sirvió para nada más que motivar al CBT a seguir probándolo de lejos al ver que la zona 2-3 dejaba más espacios siquiera. Javi Rodríguez fue el ancla de los molletenses , tanto en el juego interior, con cuatro rebotes, como en el exterior, con dos triples, y consiguió mantener a su equipo vivo al descanso (44-33). 

El inicio del tercer cuarto fue fue un nuevo golpe de realidad para el Mollet. Las individualidades, de nuevo, marcaron la diferencia, y el CBT anotó en cuatro ataques consecutivos, mientras que el Mollet no pudo hacerlo en inguno de estos. De nuevo, la diferencia se ensanchaba hasta una máxima de 17 (50-33).
Pero de nuevo, el Mollet consiguió recuperar confianza y acercarse a 10 puntos. Además, Pape y Tugores se cargaron de faltas y los triples dejaron de entrar. En cambio, el Mollet prefirió buscar sus opciones debajo del aro -tiró 19 veces de tres, el CBT hasta 34, con un 26% de acierto-. 

Pese a la renta tranquila de la que gozaban los cebetistas, el partido entró en una fase complicada en la que el CBT no se sentía nada cómodo. Aumentó la tensión, y los contactos fueron cada vez más duros, con las posteriores quejas de los implicados a los colegiados, que acabaron enfadando a ambos bandos. El partido enloqueció y cada canasta suponía una guerra en la que el más duro se imponía. 

El capitán y segundo jugador más veterano de la plantilla, David Fernández, desatascó el partido con un triple que fue de lo poco brillante en el último parcial, el cual se tornó en un batalla física que no permitió ver un gran juego. Por otra parte, el escenario del partido, pantanoso, dejó en papel mojado una posible remontada del Mollet. Cuatro canastas consecutivas de Ferran torres rubricaron la victoria de los tarraconenses y mostraron una ventaja en el marcadorque reflejó la superioridad del conjunto local (78-57). En la próxima jornada, nuevo reto para los de Berni Álvarez, que visitarán la pista del Mataró, otro rival de la zona alta. 

Temas

Comentarios

Lea También