Deportes Liga EBA

El CBT manda en Valls (56-62)

Baloncesto. El conjunto de Berni Álvarez se impone en el derbi del Joana Ballart liderados por un enorme Tugores y en el que anotaron todos los jugadores que salieron a pista

Jaume Aparicio

Whatsapp
El jugador del CBT Gerard Estebanell frente al del CB Valls Emilio Martínez. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

El jugador del CBT Gerard Estebanell frente al del CB Valls Emilio Martínez. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

La última vez que el CB Valls ganó un derbi en EBA contra el CB Tarragona en su pista fue en el siglo pasado. En la temporada 1999/2000 los rojiblancos consiguieron imponerse por 73-68. Una fecha que seguirá siendo la última porque el conjunto de Tarragona volvió a conquistar el Joana Ballart. Victoria azulada para seguir líderes y confirmar que pese a la juventud de su plantilla es un equipo que sabe enfrentarse a todos los escenarios.

Los de Berni Álvarez se impusieron en un duelo de baja anotación porque fueron más regulares, más constantes y porque supieron llevar a cabo el plan de partido mucho mejor que su rival. Mientras el CB Valls Optiques Teixidó se ofuscaba con los triples ante el control al que tenían sometido los tarraconenses a su jugador franquicia, Marcus Vinicius (acabó con 12 puntos), el Ibersol CBT hizo gala de su juego coral y acabó con todos sus hombres anotando al menos dos puntos. Ni cuando el Valls se acercó por pundonor y un incremento sustancial del acierto en su tiro exterior, hubo nervios en el banquillo azulado.

El partido arrancó con mucho ritmo anotador y un porcentaje elevadísimo de acierto. Especialmente inspirado estuvo el CB Valls que anotó tres triples consecutivos para mandar en el marcador. El CBT ofrecía una riqueza ofensiva mayor. Desde las penetraciones de Tugores (6 puntos en el primer periodo) a los tiros cercanos de Buscail. Los de Berni Álvarez eran quienes marcaban el ritmo del derbi, pero quienes mandaban en el marcador los locales por su lanzamientos exteriores y las fugaces apariciones de Vinicius. A falta de tres minutos para el final del primer cuarto entraba en pista Orion Outerbridge. Pese a no poder entrenar en toda la semana por molestias físicas el ala-pívot de Boston no quiso perderse el derbi en Valls y fue decisivo con sus 16 puntos (3 de 5 en triples). Como tampoco David Loras que igual que el jugador del CBT llegaba con molestias al partido.

Del inicio vertiginoso se pasó a un partido más trabado caracterizado por los fallos en los tiros de ambos conjuntos. Jordi Llagostera cerró el parcial con dos tiros libres que dejaban a su equipo tres arriba (15-12).

Si los últimos minutos del primer cuarto fueron lentos, el segundo siguió por la misma línea. Entró Vinós, aplaudido por la que fue su grada no hace mucho, y puso a los suyos por delante con un 2+1 (17-18). Los ataques se espesaron bajo unas defensas que supieron controlar a los jugadores más peligrosos de sus respectivos rivales. Lo tuvo más fácil el CBT que se limitó a frenar a Vinicius. El cuadro local tenía más frentes abiertos que dominar. Tugores, Orion y Hoexum conseguían voltear el marcador antes del descanso para poner el 21-26. Más cinco para los del Serrallo.

Con Vinicius sometido, el CB Valls volvió a porfiarse en los triples. De los 19 puntos que consiguió el equipo de Oriol Pozo 12 fueron desde la línea exterior. Besora fue el más acertado aunque en su exceso de confianza cayó en la precipitación. A base de triples,  y con defensas buenas aunque irregulares, los rojiblancos conseguían mantenerse en el derbi, impidiendo que los tarraconenses se desmarcaran. Los de Berni Álvarez tampoco es que se pusieran nerviosos. Tenían muy claro el plan de partido y lo fueron llevando a cabo. Confiados incluso cuando los locales se acercaban a un punto tras un parcial de 8-1 (35-36).

El duelo entró en el tramo decisivo con tres puntos de distancia para los visitantes (40-43). El CB Valls aceleró en los primeros minutos para conseguir igualar el choque tras una réplica de Riu al triple de Sherif (49-49). Comenzaba de nuevo el derbi con un pabellón que despertó de golpe. Los decibelios y los grados de temperatura subieron, así como el esfuerzo de los dos conjuntos. Sobre todo en defensa. Anotar se convirtió en un suplicio pero mientras el cuadro local se veían forzados en finalizar desde el triple, el CBT mantenía la calma. Se veían superiores y conseguían anotaciones más consistentes. Entre un Ousmane Ndour (10 rebotes) que con 15 años parecía haber jugado derbis desde los 4, o un Tugores (14 puntos, 10 rebotes, 3 asistencias y 27 de valoración) que hizo de líder más que nunca, los del Serrallo iban viendo como el partido iba cayendo de su lado inexorablemente.

Oriol Pozo paraba el partido tras un parcial de 0-6, pero una técnica nada más regresar del tiempo muerto sentenciaron el choque. El partido se calentó al final cuando menos tocaba porque todo el pescado estaba vendido, pero son cosas de la rivalidad. De unos derbis que el CB Tarragona sigue dominando, al menos en Valls.

Temas

Comentarios

Lea También