Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El CF Reus paga cara su mala trayectoria como visitante

Cuatro victorias en 17 partidos lejos del Estadi confirman la asignatura pendiente de un equipo que vive en el alambre
Whatsapp
Marc Sellarès, en plena carrera, durante el partido ante el Baleares. Foto: Xavi Guix/CF Reus

Marc Sellarès, en plena carrera, durante el partido ante el Baleares. Foto: Xavi Guix/CF Reus

Al Reus se le ha agotado el crédito para perder más puntos. No puede fallar más. Vive en el alambre. De hecho sus opciones de play off se encuentran en tela de juicio. Cuatro puntos le separan del objetivo a cinco jornadas para el final. Parece mucha distancia pero en un campeonato poco cuerdo como el de Segunda B todo puede ocurrir todavía. Los rojinegros disputarán una final prácticamente al todo o nada ante el Hércules, rival directo, este domingo (12.00 horas).

En casa, el problema no existe si tenemos en cuenta la trayectoria de los rojinegros. Muy fiable. 11 victorias, tres empates y solamente dos derrotas, el bagaje. Buenos números para un aspirante al objetivo más ambicioso. El lastre se encuentra lejos del polígono Agro Reus. En 17 partidos como visitante, el Reus solo ha podido ganar cuatro. Sufre 10 derrotas y acumula tres empates. Con estos registros resulta casi milagroso que los de Natxo todavía se mantengan en la puja por el ascenso. La cuenta de goles tampoco asusta. 12 goles en 17 partidos. Los reusenses están obligados a mejorar totalmente ese trayecto en las dos salidas que les restan antes del final del campeonato. Se jugarán sus opciones en el campo del Valencia Mestalla y en el Camp d’Esports de Lleida.

 

Sensaciones raras

El último tropiezo en Son Malferit, ante el Atlético Baleares, ha dejado sensaciones contradictorias. Por un lado un vacío enorme por la derrota y por la actuación en la primera mitad y por otro esperanza con la segunda parte del equipo, en la que fue bastante superior al rival. El caprichoso fútbol hizo que el Baleares marcara su gol definitivo cuando más tocado estaba.

La inestabilidad del Reus no puede confundir a los jugadores que son conscientes de lo que se juegan el domingo. En casa, todo cambia para ellos. Se sienten poderosos ante su gente. Ese clima puede ser vital para superar a un Hércules que se ha situado tercero en la tabla y que acumula ya dos victorias consecutivas. De hecho, los alicantinos se han mostrado más efectivos con el papel de visitante que en el Rico Pérez, donde sus actuaciones han sido muy discutidas. Dos dinámicas opuestas buscarán el éxito en un partido grandioso.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También