Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El CF Reus se despide de la Copa del Rey (Almería 3-1 CF Reus)

El equipo reusense cae ante el Almería (3-1) en un partido en el que los rojinegros compitieron en todo momento

Juanfran Moreno

Whatsapp
Ledes y Luis Rioja se abrazan tras el final del partido. Foto: La Voz de Almería

Ledes y Luis Rioja se abrazan tras el final del partido. Foto: La Voz de Almería

El CF Reus no recordará con especial cariño sus visitas a Almería en la temporada 2018/2019. En Liga siempre tendrá presente que cayó por tres a cero y en Copa del Rey por tres a uno. Sin embargo, podrá presumir de que dijeron adiós al torneo del KO dando una lección de competitividad y honra a un escudo. 

El cuadro rojinegro aterrizaba en Almería con un partido de Copa del Rey que se le presentaba como una piedra en el zapato. Totalmente innecesario a nivel deportivo. Porque el conjunto reusense no tiene efectivos para rotar y todo lo que sea más de un choque por semana es sobrecargar de manera excesiva las piernas de unos futbolistas ya muy castigados por la falta de descanso en estos primeros meses de competición.

Por tanto, había suficientes argumentos sólidos como para exponer que una eliminación copera en tierras almerienses no iba a suponer un drama para la trayectoria de los reusenses. De hecho, era todo un alivio. En todo caso, se podía caer eliminado pero dejando una actuación digna. Eso no se negocia, en Reus la dignidad futbolística anda en estos momentos en un altar. Cuesta encontrar plantillas que defiendan de manera más firme la honra del escudo que portan en sus zamarras.
 
El comienzo del partido fue toda una declaración de intenciones por parte del conjunto rojinegro. Fran Carbia, que reaparecía tras lesionarse precisamente en el Estadio de los Juegos del Mediterráneo de Almería hace unas semanas atrás, se plantaba solo ante el meta almeriense después de una gran recuperación, pero su disparo al primer palo no encontraba portería. El aviso estaba dado, el CF Reus iba a dar guerra.
A pesar de que los reusenses gozaron de la primera ocasión del encuentro, lo cierto es que el peso del partido recayó del lado local. El Almería quería aprovechar la inercia positiva de resultados para seguir avanzando en la Copa del Rey con sus suplentes. Ya se sabe, cuando se dispone de una plantilla larga, la Copa deja de ser un caramelo largo. 

El conjunto rojiblanco no encontraba la grieta en la defensa reusense. Lo intentaba pero el 4-4-2 diseñado por Xavi Bartolo no admitía lamentos.

Sin embargo, el Almería encontró una autopista hacia el triunfo en el carril derecho. Los de Fran Fernández detectaron el lado débil del CF Reus y comenzaron a atacarlo de manera constante. Sabían que en una de esas acciones la ocasión iba a llegar.

Y así fue, Chema Núñez logró superar a Borja Herrera en el uno contra uno y conectó un centro tenso que Freixanet desvió suficiente para ponerlo en boca de gol de un Sergio Pérez que conectaba un cabezazo que desataba las primeras sonrisas de la tarde.

Sin tiempo para respirar, Sekou tuvo el segundo gol y la oportunidad de dejar encarrilada la eliminatoria, pero su cabezazo esta vez se encontró con un Pol Freixanet perfectamente colocado bajo palos. El CF Reus se encontraba por debajo en el marcador y con el carril derecho totalmente agrietado. Al descanso se llegaba con uno a cero al marcador en un partido en el que el cuadro rojinegro estaba dando la cara y el Almería estaba haciendo gala de una profundidad de plantilla envidiable. 

En la segunda mitad, el CF Reus salió metiendo el miedo en el cuerpo almeriense. Fue una puesta en escena de esas en las que los rojinegros exhiben personalidad y talento. Los de Bartolo movieron el balón con fluidez y el Almería por primera vez dio síntomas de endeblez.
Carbia tuvo el empate en un mano a mano en el que se merendó la espalda de su lateral para plantarse ante Fernando y con un punterazo superarle finamente. Era el empate a uno, pero su remate se estrelló en el palo. En el rechace consiguió enviar el cuero entre los tres palos, pero un defensa del Almería sacó en boca de gol. El CF Reus había rozado el premio del empate, pero la fortuna no estaba de su lado. 

No sería la única ocasión que tendría para empatar el encuentro, puesto que Enri dispuso de un mano a mano en el que no pudo superar a Fernando a pesar de ejecutar un buen disparo al primer palo. El delantero del filial sigue demostrando tener una punta de velocidad muy interesante. 

Con el paso de los minutos, la efervescencia reusense se fue diluyendo y el partido bajó el ritmo, entrando en ese escenario más que satisfactorio para los intereses locales. El contexto del encuentro todavía se puso más de cara para los almerienses, cuando Sergio Aguza conectó un remate en el punto de penalti tras otro gran centro de Chema Núñez. 

Linares recortó distancia en la agonía con una linda vaselina, pero Luis Rioja sentencia el pase del Almería tras aprovechar que Freixanet había subido a rematar un córner en busca de una machada histórica. El CF Reus se despide de la Copa con la cabeza alta. No se le podía pedir mucho más. No hay adiós más dulce. 

Temas

Comentarios

Lea También