Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes NATACIÓN

El CN Tarraco se 'reencuentra' con sus socios

Más de 300 socios accedieron a las instalaciones del club, piscina incluida, tras más de dos meses sin poder hacerlo

JAUME APARICIO

Whatsapp
El CN Tàrraco pudo volver a abrir su piscina después de los dos meses de confinamiento por la pandemia del Covid-19.FOTO: PERE FERRÉ

El CN Tàrraco pudo volver a abrir su piscina después de los dos meses de confinamiento por la pandemia del Covid-19.FOTO: PERE FERRÉ

Con la llegada de la Fase 2, los clubes deportivos de la región sanitaria del Camp de Tarragona pudieron ofrecer a sus socios la reapertura de sus instalaciones. Si el martes eran el Reus Deportiu o el Reus Ploms los que reabrían sus piscinas, este miércoles fue el turno del Club Natació Tàrraco. La entidad tarraconesne volvía a permitir el acceso a sus instalaciones de manera restrictiva, para cumplir con la normativa sanitaria contra el Covid-19, y exclusivamente a sus socios a través de cita previa. «Es la manera que teníamos de agradecer al socio que siguiera con nosotros después del duro periodo de confinamiento», explica Quico Bordas, gerente del club que notó esas «ganas de oler a cloro», que tenían tanto los empleados como los usuarios de la piscina del CN Tàrraco.

La entidad ha sido muy escrupulosa con las normas. Con tal de mantener siempre la distancia social los usuarios de la piscina seguían un recorrido de sentido único desde su llegada hasta su salida para evitar cruzarse con nadie. Mientras los que acudían a la sala fitness no tenían permiso para utilizar el vestuario, los nadadores usaban uno al entrar y otro distinto al salir. Todas las sesiones eran de 45 minutos con 15 para cambiarse antes de irse. El tiempo que tenían los empleados para desinfectar todo el recinto utilizado.

Pese a todas las limitaciones, unos 300 miembros del club tarraconense pasaron por la piscina del club o por la sala de fitness. Una cifra que supone cerca del 20% de los socios, por lo que el gerente de la entidad, Quico Bordas, se mostró plenamente satisfecho, destacando sobre todo «la responsabilidad y el civismo de todos los socios». El gerente asegura que «tardará en llegar a la normalidad en cuanto a facturación, pero era fundamental para la supervivencia del club abrir».

Temas

Comentarios

Lea También