Más de Deportes

Deportes El partidazo

El Clásico, en versión tarraconense

Ramon Calderé y Luis Miguel Ramis, que jugaron en el Barça y el Real Madrid respectivamente, analizan el partido de este sábado en el Camp Nou

MARC LIBIANO PIJOAN

Whatsapp
El extécnico del CF Reus y el exjugador del Barça, Ramon Calderé. FOTO: DT

El extécnico del CF Reus y el exjugador del Barça, Ramon Calderé. FOTO: DT

Ramon Calderé (Vila-rodona, 1959 ) y Luis Miguel Ramis (Tarragona, 1970) representan las dos caras opuestas del Clásico. El primero ejerció en el centro del campo del FC Barcelona durante los años 80. Compartió, por ejemplo, centro del campo con el talentoso alemán Bernd Schuster, con el que mantiene buena relación.

Luis Miguel Ramis actuó como centrocampista y defensa central en el Real Madrid de los 90 y vivió la recta final de la Quinta del Buitre. Ramis también se formó como entrenador, su profesión actual, en la cantera madridista.

Los dos protagonistas esperan un Clásico de máxima igualdad, como suele ser habitual en los partidos de esta índole, con dos plantillas que se van a pelear por el título liguero. «Creo que con Koeman se ha generado un efecto positivo. A veces no me cuadra lo que dice fuera del campo con lo que luego hace dentro, pero pienso que el Barça puede llevarse el partido. Al Madrid lo veo muy irregular y la falta gol», reflexiona Calderé.

Ramis admite que «los dos equipos se han mostrado con altibajos, son continuidad en el juego. Es normal porque es pronto y todo equipo necesita tiempo para encontrar la estabilidad en el juego». Ramis y Calderé vivieron esa semana previa al Clásico tan especial como jugadores. «A nivel de planificación cambia poca cosa. Es más el tema mediático, que se dispara y se doblan los debates y los comentarios entorno al partido», reflexiona el exmadridista.

Calderé, en cambio, asegura que « a nivel personal era una fiesta. Me motivaba mucho ese partido, lo reconozco. Entonces no teníamos teléfonos, así que los mensajes los mandábamos a través de la prensa, era una semana diferente».

En el campo, el exazulgrana contaba con un aliado extraordinario. «Schuster siempre me decía que si tenía algún problema, que él estaba a mi lado. Era un apoyo muy importante. Del Madrid admiraba mucho a Camacho, con el que coincidía en la selección, y tenía muy buena relación con Míchel».

De aquellos duelos ante el eterno rival, Luis Miguel Ramis recuerda que «se trataba de una motivación extra, porque sabías que si ganabas al Barcelona le dejabas debilitado. Lo afrontabas con mucha responsabilidad».

En esta ocasión, los dos protagonistas vivirán el gran duelo del fútbol español desde la tranquilidad del análisis, a kilómetros del punto de influencia del Camp Nou, por primera vez sin público. «Beneficia más al Madrid que el Barça este aspecto».

Los silencios de un Clásico sin ambiente seguro que no van a impedir los análisis del postpartido de un sábado que va a volver a generar un terremoto de información. El atractivo de este partido es insuperable.

Temas

Comentarios

Lea También