El Clásico más igualado

FÚTBOL. Barça y Real Madrid se miden en el Camp Nou por el liderato en solitario de LaLiga. Los dos llegan en su versión más terrenal tras empatar en la última jornada 

Juanfran Moreno Marcelo

Whatsapp
Imagen de archivo de un Barça-Real Madrid reciente. FOTO: EFE

Imagen de archivo de un Barça-Real Madrid reciente. FOTO: EFE

El foco en este ‘Clásico’ no ha estado ni en los banquillos ni en el terreno de juego. Lejos quedan ya esos tiempos en el que Guardiola y Mou eran los actores principales de esta rivalidad, y algo menos esa pugna eterna que vivieron Leo Messi y Cristiano Ronaldo con Barça y Real Madrid como ecosistemas predilectos para su destape. El ‘Clásico’ del 18 de diciembre de 2019 será recordado como aquel en el que el contexto social y político tuvo una gran influencia. Mañana se sabrá hasta qué extremo, pero que este partido se haya tenido que jugar un miércoles y que ambos equipos se vayan a concentrar en el mismo hotel son hechos que hablan por sí solos.

Pese a que la polémica en los días previos a este derbi ha estado en la calle, lo cierto es que el terreno de juego será quién dicte sentencia. Estamos ante un ‘Clásico’ de gran igualdad, los 35 puntos que suman ambos equipos a estas alturas lo demuestran, en el que es muy complicado intuir un claro vencedor. 

Es evidente que el Barça parte con ligera ventaja, puesto que juega como local y tiene el factor Messi de su lado. En el Camp Nou, el Barça lo ha sumado todo. Siete victorias en siete partidos con 30 goles a favor y solo 9 goles en contra. Unos registros demoledores para un equipo que ha hecho de su estadio un auténtico fortín en los últimos años. Eso tiene mucho que ver con la presencia en las últimas temporadas de Leo Messi, un jugador que ha hecho del Camp Nou su jardín más preciado. Allí hace y deshace a su antojo y machaca rivales con una facilidad extraordinaria.

Sin embargo, los resultados no terminan de ser totalmente fieles a las sensaciones que está transmitiendo el conjunto dirigido por Ernesto Valverde. El equipo azulgrana mezcla actuaciones brillantes con actuaciones pobres y no termina de entrar en modo rodillo. No obstante, en Liga y como local sus comparecencias han sido mucho más firmes que en la Champions o en el propio campeonato doméstico cuando ha actuado como visitante.

El once de Ernesto Valverde no presenta grandes dudas para el duelo de este miércoles. El técnico extremeño parece haber encontrado una alineación inicial en los últimos partidos que le ha transmitido una mayor seguridad al Barça. En ella, Ivan Rakitic es la gran novedad, puesto que el mediocentro croata tenía un pie y medio fuera del Barça en el mercado de invierno, y ahora su salida resulta casi imposible. A su lado, Sergio Busquets y Frenkie de Jong formarán un mediocentro que tendrá faena ante el Real Madrid. El resto de la alineación no presentará sobresaltos y el tridente formado por Messi, Luis Suárez y Griezmann volverá a ser el pilar principal en el que se reposen las esperanzas azulgranas.

El atacante francés vivirá su primer clásico. Ya sabe lo que es vivir duelos de gran tensión en los derbis con el Atlético, pero es consciente de que la magnitud de este encuentro no tiene nada que ver. Probablemente, Griezmann llega en su mejor momento desde que aterrizó en el Camp Nou. Ha marcado en las últimas dos jornadas ante Mallorca y Real Sociedad y parece que está más habituado al costado izquierdo.

Un Real Madrid crecido

El Real Madrid de Zinedine Zidane tampoco se puede definir como un conjunto regular y arrollador. No obstante, su mejoría respecto al inicio de la temporada es evidente. El conjunto madridista se ha arropado en una buena serie de resultados para que la plantilla haya cogido confianza y haya completado actuaciones de alto nivel como la realizada ante el PSG en Champions.

Hay un futbolista al que todos señalan como gran responsable del renacer madridista. Se trata de Federico Valverde, un joven mediocentro que se ha erigido como la figura que tanto añoraba Zinedine Zidane para revolucionar un centro del campo que demandaba más revoluciones en las últimas temporadas. El centrocampista uruguayo se ha hecho con un sitio en el once y se ha convertido en un futbolista indiscutible en los planes del técnico francés. Su intensidad, su ida y vuelta y su capacidad para llegar de segunda línea le han dado otro aire al Real Madrid.

Más allá de Valverde, el once de Zinedine Zidane tampoco admite demasiadas sospechas. Con las bajas de Marcelo y Hazard, el 4-3-1-2 en el que se está arropando el conjunto blanco tiene dos plazas libres y las que las cábalas son múltiples. 

Para el puesto de trequartista, Luka Modric e Isco Alarcón presentan condecoraciones para ser los elegidos. El croata siempre ha sido un fijo para el técnico francés en los duelos de altos vuelos, mientras que el malagueño ha irrumpido en la escena blanca con un gran último mes cuando su papel en la dinámica merengue era totalmente secundario.
Para la zona ofensiva, hay tres jugadores que optan a un solo puesto. Benzema busca acompañante y Zidane tiene las opciones de Bale, Rodrygo y Vinicius. El galés siempre aparece en los partidos importantes, mientras que las dos perlas brasileñas son tan imprevisibles que pueden tanto dejar una actuación esplendorosa en el Camp Nou como salir sin pena ni gloria del feudo azulgrana. 

Barça y Real Madrid se examinan en un clásico que tendrá como premio los tres puntos y el liderato en solitario de LaLiga. El Camp Nou será testigo de un duelo tan imprevisible como atractivo. 

Temas

Comentarios

Lea También