Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Extremadura de Rodri, en plena racha

Desde la llegada del extécnico del Nàstic, los extremeños suman dos victorias y dos empates que han posibilitado que lleguen al duelo frente a los granas fuera del descenso

Juanfran Moreno

Whatsapp
El Extremadura celebra uno de sus cuatro goles conseguidos. Foto: Alfredo González

El Extremadura celebra uno de sus cuatro goles conseguidos. Foto: Alfredo González

El ‘Efecto Rodri’ es un hecho en Extremadura. El exentrenador del Nàstic puede presumir de haber llegado a un equipo y haberlo dotado de confianza y pragmatismo desde el minuto uno. Ni tiempo de adaptación ni nada por el estilo, el Extremadura ha pasado de ser un equipo arropado en el caos a convertirse en un conjunto fiable y que no conoce la derrota desde la llegada del técnico catalán a su banquillo hace cuatro jornadas atrás (dos victorias y dos empates). Esto le permite llegar al partido de este domingo ante el Nàstic fuera de los puestos de descenso.

Analizar al conjunto dirigido por Antonio Rodríguez resulta bastante sencillo puesto que su estilo de juego es innegociable esté en el equipo en el que esté y por lo tanto el Extremadura no varía en apenas nada en cuanto a su filosofía respecto a la Pobla y el Nàstic de Rodri el curso pasado.

El Extremadura es un equipo que se arropa en un marcado 4-4-2 en el que la solidez prima por encima de todo. Los equipos se suelen construir desde atrás y esto es algo que Rodri siempre defiende. Pese a ser un frase hecha, al conjunto extremeño le veía como anillo al dedo porque con Sabas en el banquillo era un equipo con un gran potencial ofensivos pero que en fase defensiva sufría exceso, siendo uno de los equipos más goleados de la categoría.

Desde la llegada de Rodri, el Extremadura mantiene su potencial ofensivo pero defensivamente se ha vuelto mucho más fiable, recibiendo solo dos goles en cuatro partidos. Respecto a su filosofía de juego está muy marcada, en fase defensiva es un equipo muy contundente, que junta mucha gente por detrás del balón y al que no le importa replegarse para defenderse.

Mientras que en ataque es un equipo muy vertical que suele buscar a sus dos puntas con urgencia. Enric Gallego y Chuli son los dos futbolistas más adelantados y en cuanto el equipo tiene posibilidad de conectar con ellos lo hace. Además, el conjunto extremeño juega con dos extremos a banda cambiada con lo que permite que sus laterales tengan el carril libre para subir, llegar y centrar.

Por lo tanto, este Extremadura recuerda a ese Nàstic pragmático de la temporada pasada al que le gustaba defender sin balón y que salía con velocidad buscando a Manu Barreiro e Ike Uche en la punta del ataque. Fueron tiempos felices en Tarragona hasta que las urgencias del descenso provocaron el cese abrupto de Antonio Rodríguez.

Temas

Comentarios

Lea También