Más de Deportes

Deportes Copa del Rey

El Liceo alza la Copa del Rey a bola parada ante el Barça (3-2)

Hockey. El Deportivo Liceo alzó diecisiete años después la Copa del Rey, la décima de su palmarés, con la rentabilidad que le sacó a las acciones a balón parado, dos faltas directas y un penalti con las que superó al Barcelona

EFE

Whatsapp
El Liceo alza la Copa del Rey a bola parada ante el Barça (3-2)

El Liceo alza la Copa del Rey a bola parada ante el Barça (3-2)

Delante de su público, el conjunto coruñés llegó a disponer de dos goles de ventaja en el segundo acto, pero el Barcelona neutralizó el marcador y obligó a los de Juan Copa a remar un poco más para conquistar el título. 

Era la final esperada, la más pronosticada, y Liceo y cuadro catalán se dieron unos minutos de tanteo en un encuentro igualado, disputado, con los dos equipos concentrados e intensos en la pista del Palacio de los Deportes de Riazor. 

Generaron ocasiones, pero sin acierto. Carles Grau, en el conjunto coruñés, y Aitor Egurrola, en el equipo azulgrana, mantuvieron las porterías a cero en el primer periodo. Las más claras, por el bando liceísta, fueron para Roberto di Benedetto y Jordi Adroher. 

Desde los banquillos se pidió calma a los jugadores, inteligencia, saber leer el partido, ayudas defensivas e interpretar bien las opciones ofensivas. Tuvo continuidad en el segundo tiempo, en el que los dos equipos intentaron evitar la décima falta. La primera directa fue para el Barcelona (min.30), pero Carles Grau aguantó el duelo con Pau Bargalló, tapó bien y la bola se marchó desviada. 

El que no falló fue el Liceo, a pesar de que en esa suerte no había estado afortunado en los anteriores partidos de la competición. La tuvo a los ocho minutos de la reanudación tras una falta sobre Marc Grau y la convirtió Jordi Adroher en el mano a mano con Aitor Egurrola. 

Los coruñeses rozaron el segundo casi a continuación y este llegó con un penalti a Marc Grau que transformó por abajo César Carballeira a un cuarto de hora para el final. El Liceo apenas pudo conservar esa renta unos segundos, los que tardó el argentino Matías Pascual en meter al Barcelona de nuevo en el partido. Un tanto muy protestado por los liceístas, que reclamaron que el jugador azulgrana había tocado con el patín. 

El Barcelona tuvo paciencia y el coruñés Ignacio Alabart la premió con un golazo, un duro disparo lejano que entró por toda la escuadra. Otra falta directa por una infracción sobre Marc Grau a algo más de siete minutos la volvió a cobrar el 'mago' Adroher. No fue de primeras, como la anterior, porque golpeó el larguero, pero en el rechazo, el ex del Barça no perdonó. 

Egurrola salvó el cuarto en un contragolpe que condujo el argentino Maxi Oruste y Carles Grau hizo lo propio en un remate de Pau Bargalló que se quedó sobre la línea a menos de cinco minutos. 
A contrarreloj, el Barça intentó empatar, pero se estrelló con Grau y el Liceo, que tuvo un dos contra uno, tampoco pudo lograr el gol de la tranquilidad, aunque, al menos, conservó la renta para alzar la Copa 17 años después

Temas

Comentarios

Lea También