Más de Deportes

Deportes HOCKEY

El Moritz muere en la orilla (8-5)

El Vendrell cae en el primer partido de cuartos de final de la Copa ante el Vic en la tanda de penaltis. Los de Garcia dominan por 2-4 a falta de tres minutos, pero no guardan el botín y lo pagan caro

Marc Libiano Pijoan

Whatsapp
Los jugadores del Vic celebran un gol de esta tarde. Foto: Luis Velasco/FEP

Los jugadores del Vic celebran un gol de esta tarde. Foto: Luis Velasco/FEP

Burgaya transporta con unos patines un camión de mercancías. Su físico imponente le permite secuestrar bolas y construir ataques venenosos. Es experto en utilizar el cuerpo para protegerse de sticks y codos sospechosos. El talento del Vic inauguró el partido al segundo intento. En la primera transición se había estrellado con Molina. Poco después le batió por bajo. Recogió una pelota muerta, como mordida, en la zona de castigo. Se habían consumido sólo dos minutos.

El Moritz tropezaba con el guión que Garcia había pedido esquivar en la estrategia del partido. No existe un equipo más riguroso que el Vic para manejar las ventajas. Se demostró en el primer tiempo. Remó y remó el Vendrell, con posesiones e intentos estériles. No fue capaz de desnudar el sistema militar de los osonenses. Muy conocido, muy avisado, poco frágil.

Y eso que el Moritz mejoró con Edu Fernández en la pista. No paró de moverse en las distancias cortas. Generó espacios y opciones en los pasillos interiores. No bastó para perforar a Camps, el arquero del Vic. Con la mínima ventaja para los de Pujalte se coronó el respiro. Con todo por definir.

Mitjans modificó el paso al partido con una pequeña obra de arte. Recibió de espaldas al arco del Vic, en zona de remate. Acomodó el cuerpo para dibujar su media vuelta predilecta. Con remate de muñeca a la escuadra de Camps. El empate no sólo ofreció chance al Moritz. Cambió el escenario. Todo fue más natural para el Vendrell. El partido se arropó al vértigo. Se abrió. Los arqueros tomaron responsabilidades. El Vic se incomodó. Hasta el punto de conceder una directa que provocó con inteligencia Navarro. La convirtió Rocasalbas y el Moritz tomó ventaja. A los 31 minutos. Por cierto, el Vic con nueve faltas. Era el instante del Vendrell.

Mitjans apareció de nuevo cuando su equipo pedía precisión. Rocasalbas y Creus se habían equivocado en dos directas de aroma culminante y al Vic no conviene dejarle revivir. Mitjans mandó una pala al ángulo con apenas diez minutos de desenlace. El 1-3 abría la puerta de semifinales. En todo caso, ese diablo con cara de niño llamado Presas se encargó de reivindicar el espíritu de supervivencia del Vic. Anotó el 2-3 y mandó la pelea a un final de manicomio.

Sólo Rocasalbas, con su sangre helada, podía acabar con el cruce con el frac y en una velada en el mismo Liceu, al ritmo de la novena sinfonía de Beethoven. Se precipitó Mia Ordeig, ese tipo que jamás se precipita, con un disparo desde el desierto. Chocó la bola en los pies de Rocasalbas, que disfrutó de un autopase maravilloso. Le plantó solo ante Camps y entonces construyó una maniobra suicida para cualquier humano menos para él. Levantó la pelota a media altura y jugueteó con ella en el aire. Clack!! Definió ante el movimiento de Camps. Parecía que el trabajo estaba realizado. 2-4. El Vic nunca muere.

Su acto de heroicidad resultó asombroso, porque se plantó con esa desventaja con apenas tres minutos para la sentencia. Cristian Rodríguez fue Sant Jordi ante el dragón. Sus dos aciertos mandaron el cruce a una prórroga cardíaca. Viva el hockey pensó el hincha sin preferencias. En el Vendrell se llevaron las manos a la cabeza.

Nadie arriesgó en el añadido. El Moritz sobrevivió a las nueve faltas, pero no a la tanda de penaltis. Ésta premió a la fe del Vic y penalizó con crueldad al Vendrell.

CP Vic: Camps, Ordeig, Bancells, Burgaya y Cristian. También jugaron: Casas, Llorca y Presas.

Moritz Vendrell: Molina, Creus, Rocasalbas, Mitjans y Ferrer. También jugaron: Navarro, Fernández y Gil.

Goles: 1-0, Burgaya (2'), 1-1, Mitjans (27'), 1-2, Rocasalbas (31'), 1-3, Mitjans (38'), 2-3, Presas (43'), 2-4, Rocasalbas (46'), 3-4, Cristian (47'), 4-4, Cristian (50').

Árbitros: González y Díaz. Azules para Casas y Llorca, del Vic.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También