El Nàstic, a meter la quinta contra el Linares

El conjunto de Raúl Agné busca sumar su quinto triunfo consecutivo en el Nou Estadi ante el Linares

JUANFRAN MORENO

Whatsapp
El grana Edgar Hernández conduce un balón en Castalia ante la atenta mirada de su compañero Bonilla. NÀSTIC

El grana Edgar Hernández conduce un balón en Castalia ante la atenta mirada de su compañero Bonilla. NÀSTIC

El Nàstic ha encontrado en el Nou Estadi su templo de credo y fe. Allí solo se recuerdan sonrisas en esta primera temporada en la Primera RFEF. Un inicio demoledor como local que le ha permitido colocarse en la parte alta de la clasificación y eso que como visitante el contraste es absoluto. En casa se han ganado los cuatro partidos que se han disputado hasta el momento. Ha habido de mejores y de peores actuaciones, pero el resultado siempre ha sido el mismo.

Este hecho habla muy bien del conjunto dirigido por Raül Agné que quiere conseguir la quinta victoria consecutiva como local. Sería un hecho histórico, puesto que el Nàstic nunca lo ha conseguido en el Nou Estadi. Si consiguió cinco triunfos en las primeros cinco como partidos en la temporada 1965/1966, pero hay que recordar que el actual feudo grana se inauguró en el año 1972.

Para conseguir este hito, los granas deben superar a partir de las 12.00 horas a un Linares que ha comenzado la temporada con mal pie. Agné podrá disponer de todo el plantel al completo a excepción de la ya conocida baja de Pedro del Campo. Las dudas en el once grana están más en el esquema que en los nombres. El 4-3-3 plasmado en Castalia o el 4-4-2 que fue habitual a lo largo de la temporada es el gran dilema. En todo caso, todo apunta a que el técnico de Mequinenza le dará continuidad a la primera opción y en ella entrará un Francesc Fullana en el lugar de Del Campo. La otra novedad en el once sería la titularidad de Édgar Hernández en lugar de Pablo Fernández.

El Linares es un conjunto que ya ha sufrido un cambio de técnico, apostando por la vuelta de Alberto López, y al que el periodista Fernando Pulpillo, que cubre la actualidad del club andaluz, conoce muy bien. Lo considera un equipo que «siempre intenta dominar la pelota». Busca ser protagonista y en ese contexto necesita la presencia de Rodri, un mediocentro posicional que tiene esa pausa para organizar al equipo a partir del cuero. «Ante el Atlético Baleares fuera de casa, por ejemplo, se hizo un gran partido y se dominó posicional en muchos tramos al rival», asegura.

Un equipo que se parte

Pulpillo asegura que el Linares es un equipo activo tras la presión. Su técnico, Alberto López, quiere que muerda cuando no tiene el balón y eso genera unos riesgos que a veces paga caro. «Hay jugadores que hacen la presión y otros no y eso hace que normalmente la presión alta no funcione, el rival salga fácil, el Linares queda muy largo y muy partido con las líneas muy separadas, y la transición defensiva sea, a veces, anti competitiva», añade el periodista.

Para Pulpillo este Linares es un equipo que todavía no se ha adaptado a una Primera RFEF que en su opinión exige un nivel mayor que la ya extinta Segunda División B: «Sin duda lo que más está acusando el Linares es el ritmo, la velocidad y el poderío físico de la categoría».

Comentarios

Lea También