Más de Deportes

Deportes Nàstic

El Nàstic cierra la llegada del ariete del Cornellà, Pablo Fernández

El delantero, formado en la cantera del Sporting, acumula 27 goles en 167 partidos en Segunda B

Juanfran Moreno

Whatsapp
Pablo Fernández disputa un cuero con Pol Domingo. FOTO: Nàstic

Pablo Fernández disputa un cuero con Pol Domingo. FOTO: Nàstic

El Nàstic ya tiene nuevo delantero para la próxima temporada. Pablo Fernández es el elegido. El atacante formado en la cantera del Sporting de Gijón, llegando a debutar en Primera División con el primer equipo, fue anunciado oficialmente como nuevo futbolista de los tarraconenses. para los próximos dos cursos Llega procedente del Cornellà en el que ha estado durante las dos últimas temporadas.

El conjunto grana ha apostado por un fichaje inteligente de esos que solo se pueden realizar si se conoce exhaustivamente el mercado. Una llegada que denota que la dirección deportiva este año se está moviendo con agilidad por el fútbol catalán. Robert Simón y Pedro del Campo son los otros dos jugadores que han llegado del grupo III. Ellos también han destacado esta temporada en este complicado grupo.

El Nàstic no ha querido meterse en la pelea por un delantero de mucha demanda económica, aunque no lo descarta para un futuro debido a que todavía pueden quedar fichas libres al final del mercado, prefiriendo apostar por un jugador de proyección. Con Pablo Fernández no se tienen dudas respecto a su evolución ascendente. Su presente le avala, pero sobre todo su futuro. Un jugador con muchas condiciones y al que le falta una temporada de explosión definitiva para dar el salto al fútbol profesional.

27 goles en 167 partidos en Segunda División B con solo 24 años. Los datos asustan en cuanto a experiencia. Fernández ha acumulado tantas apariciones con el Sporting B y el Cornellà. En el conjunto catalán ha marcado nueve dianas en los dos últimos años. No son cifras excelentes, pero sí que interesantes. Más que nada porque Pablo Fernández es un futbolista que tiene gol pero que también destaca por su capacidad para relacionarse con el juego. Le gusta caer a banda, es poderoso en el juego aéreo y tiene capacidad de brega.

Fernández ha llegado a jugar incluso en banda a lo largo de su carrera. Así lo hizo en el Sporting de Gijón cuando debutó en el primer equipo en Segunda División. Eso demuestra que pese a su envergadura, 1’92 metros, tiene movilidad y no se trata de un punta estático. Responde al perfil de delantero que buscaba el Nàstic: alto y con juego pies. Por lo que el asturiano puede ser un futbolista que encaje como anillo al dedo en el 4-4-2 en que suele arropar Raül Agné a sus equipos.

La llegada de Pablo Fernández completa de momento una delantera que ya cuenta con Pedro Martín, Fran Carbia y Andrei Lupu, lesionado y que no comenzará la temporada junto con el resto de sus compañeros.

Temas

Comentarios

Lea También