Más de Deportes

Deportes Mercado

El Nàstic dice adiós a Jesús Rueda

El capitán no continuará como grana la próxima temporada tras un curso y medio en Tarragona

Juanfran Moreno

Whatsapp
Jesús Rueda en su último partido en el Nou Estadi frente al Alcoyano. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Jesús Rueda en su último partido en el Nou Estadi frente al Alcoyano. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Va a ser un verano importante en las oficinas del Nou Estadi en el que los actores principales de la entidad tarraconense no continuarán. Su entrenador, Toni Seligrat no seguirá después de que el club no haya decidido renovarlo. Con la estrella del equipo, Roger Brugué Brugui, se intentó hasta el final, pero una oferta del Levante hizo imposible que el acuerdo se diera. El primer capitán, Jesús Rueda, tampoco seguirá y dirá adiós en una trayectoria no demasiado extensa, pero en la que ha calado hondo en la afición y la entidad. El club grana y el jugador de Badajoz han decidido no ampliar su vinculación que finaliza este próximo 30 de junio. Un acuerdo amistoso entre ambas partes y que obligará al Nàstic a encontrar un nuevo jerarca para el vestuario.

Jesús Rueda aterrizó en Tarragona hace un año y medio en un contexto infernal en el que el Nàstic peleaba por no bajar a Tercera División tras ver como su proyecto que tenía como objetivo regresar a Segunda División se había descompuesto con celeridad. Xavi Bartolo ya era historia en el banquillo y Toni Seligrat había aterrizado en el banquillo grana con la intención de otorgarle al equipo mayor competitividad y sobre todo, mayor empaque defensiva.

Jesús Rueda fue una oportunidad de mercado que presentó ante los ojos de una dirección deportiva grana que no dudó en aprovecharla. Era el perfil ideal. Un jugador experimentado, contundente en fase defensiva, con experiencia en el barro y sobre todo con la personalidad suficiente como para no arrugarse en momentos tan tensos como los que se vivían por aquel entonces en Tarragona.

Llegó procedente de un Extremadura en el que apenas había tenido oportunidades. Cayó de pie en Tarragona y ofreció seguridad defensiva en los seis partidos que disputó en su primer medio año en el Nou Estadi. Hasta llegó a marcar el tanto de la victoria frente al Valencia Mestalla con un tanto en la agonía. La temporada finalizó de manera abrupta por la aparición del Covid y el Nàstic logró atar la permanencia, pero aquello no quitaba que el curso hubiese sido un auténtico drama.

El defensa no dudó este verano en aceptar el cargo de primer capitán que le otorgó el vestuario. Rueda era el perfil ideal. Un jugador que había demostrado ser un profesional de los pies a la cabeza y sobre todo con una jerarquía predilecta para liderar.

Lo cierto es que este año, Rueda ha jugado menos de lo debido por culpa de unas lesiones que le han respetado. No solo ha sido eso, la competencia en defensa ha sido extrema. Alex Quintanilla, Marc Trilles y Pol Domingo han sido duros compañeros de batalla y le han arrebatado muchos minutos al central de Badajoz.

En todo caso, el comportamiento de Rueda siempre ha sido ejemplar y su rendimiento en el terreno de juego convicente. Porque el defensa jugó en la recta final, y con excepción de ante el Ibiza en Can Misses, rindió a un gran nivel en aquellos partidos que se afrontaron como finales.

Temas

Comentarios

Lea También