Deportes Una defensa blanda

El Nàstic paga las consecuencias de su bajón defensivo

Los granas han recibido cinco goles en las últimas tres jornadas de campeonato

Juanfran Moreno

Whatsapp
Gonzi y Alex Quintanilla tras encajar un gol frente al UCAM Murcia en el Nou Estadi. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Gonzi y Alex Quintanilla tras encajar un gol frente al UCAM Murcia en el Nou Estadi. FOTO: FABIÁN ACIDRES

El Nàstic pasa por el peor momento de la temporada y hay varias razones a través de las cuales se puede explicar, pero la mala racha de resultados se debe sobre todo al bajón defensivo que ha sufrido el equipo. Los granas comenzaron la temporada siendo un conjunto fiable y que no concedía demasiadas ocasiones de gol, pero en las últimas semanas esto ha cambiado de manera radical.

La media de goles en contra ha subido de manera exponencial en las últimas semanas, ya que los de Raül Agné han recibido hasta cinco goles en los tres últimos partidos. Para que se hagan una idea, el Nàstic había recibido siete goles en contra en las primeras 10 jornadas, lo que situaba como el segundo equipo con menos goles recibidos junto al Atlético Sanluqueño.

Solo el Villarreal B había encajado menos tantos con cinco goles en contra en su marcador. Tres jornadas después, el Nàstic ha subido la cifra de goles recibidos hasta las 12 dianas. No se puede decir que sean malos datos, pero sí que ha dejado de ser uno de los tres mejores equipos en este sentido y ya hasta seis conjuntos del grupo II le mejoran.

Es verdad que el equipo frente al Algeciras no completó un mal partido a nivel defensivo, ya que el problema estuvo en fase ofensiva. Frente a los de Ania concedieron, pero en menor ocasión que en otros partidos. Dos claras tuvieron los locales con un palo de Ferni en la primera mitad y el gol de Víctor López.

Una actuación defensiva similar a la completada frente al UCAM en la que el equipo tuvo dos errores serios en la primera mitad, y que mejoró la ofrecida en San Fernando, en la que los tarraconense encajaron dos goles en contra, pero pudieron ser más.

Agné ya lo ha ido avisando a lo largo de las últimas semanas. El equipo debe ser más fuerte en las áreas. En la suya no lo está siendo para nada en estas últimas jornadas. El Nàstic está cometiendo errores graves a nivel individual que le están penalizando con firmeza. De hecho, la mayoría de los goles del rival llegan tras un despiste o varios fallos de los jugadores granas y no por una genialidad del contrario. Esto no es una cuestión baladí y refleja fielmente los problemas que está encontrando el Nàstic para ser regular a nivel competitivo.

Para el partido ante el Atlético Baleares, la intención es recuperar el nivel defensivo y volver a dejar la portería a cero en el Nou Estadi, algo que no sucede desde el 9 de octubre en el encuentro ante el Sabadell. Para ello, Raül Agné no podrá contar con su baluarte defensivo como es Aythami Artiles, el líder de la zaga que fue expulsado ante el Algeciras y no podrá estar presente ante el líder. Una baja para una defensa que en las últimas semanas se ha acostumbrado a no contar con su línea defensiva habitual debido a las sanciones y lesiones.

La baja del central canario le abrirá de nuevo las puertas de la titularidad a Carlos Albarrán en el carril diestro, mientras que desplazará a Pol Domingo al centro de la zaga.

Temas

Comentarios

Lea También