Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Nástic regala, por banda izquierda, la victoria al Elche en la primera mitad

Redacció

Whatsapp
El Nástic regala, por banda izquierda, la victoria al Elche en la primera mitad

El Nástic regala, por banda izquierda, la victoria al Elche en la primera mitad

Más que una final. Con esta concepción afrontó el Gimnástic de Tarragona el encuentro disputado frente al Elche. La prioridad era evidente: conseguir tres puntos para mantenerse fuera de los puestos de descenso durante una semana más. Sin embargo, el resultado final reflejó un panorama muy distinto para el equipo local. Los levantinos llegaron al Nou Estadi con el claro propósito de llevarse los tres puntos de vuelta y, de este modo, no descolgarse de la lucha por la promoción de ascenso. Dos realidades que dejan en evidencia qué equipo acudía como favorito a la cita. Aquellos que hayan buscado casas de apuestas, a través de portales de búsqueda como Openodds, habrán comprobado tal diferencia entre un equipo y otro.

"Es vital sacar una victoria", aclaró Juan Merino, técnico del conjunto local, en sus declaraciones previas al invite correspondiente a la 30ª jornada de La Liga 1/2/3, mostrando claramente su postura con respecto a la relevancia del mismo. No obstante, no siempre llueve a gusto de todos, aunque en este caso lo que sí llovieron fueron goles. Los 7.783 espectadores que asistieron al partido así pudieron verificarlo. Tres nada menos le endosó el Elche al equipo de Tarragona en una primera parte que bien se puede calificar como desastrosa para los propios catalanes. Todo lo contrario para el bando ilicitano, que consiguió imponerse de un modo férreo, siendo fiel a su estilo de juego. Algo que quedó bien demostrado en la primera mitad del encuentro. Fabián, en primer lugar, Djetei, en propia meta, y Nino fueron los encargados de poner la calma en el marcador para los levantinos.

La propuesta inicial de Merino no dio frutos. El entrenador gaditano optó por un cambio revolucionario, ante todo pronóstico en lo que respecta al sistema estratégico, colocando a Mossa en el centro de la defensa, dando entrada a Djetei y situando a Cristian Lobato en la zona izquierda del campo. Un invento que, a todos los efectos, no fue para nada eficaz. Mucha culpa tuvo Hervías que, con una gran actuación por banda derecha fue un verdadero quebradero de cabezas tanto para Lobato como para Mossa, quienes no fueron capaces de frenarlo.

Con este panorama, el primer gol llegaría por obra de Fabián. El ex bético aprovechó la pasividad de la defensa grana para realizar un potente remate desde fuera del área que abriría la lata para los de Alberto Toril. El sufrimiento de los del Nástic se sucedería minuto tras minuto por esa misma banda derecha, igual de insegura durante el primer tiempo. De nuevo, Hervías volvió a centrar desde la derecha, siendo Djetei el que anotaría dentro de su portería.

La misma línea seguiría el equipo dirigido por Merino, que no solucionó los problemas en el campo. Tanto es así que los tarraconenses aprovecharían por tercera vez en los primeros 45 minutos la banda derecha para hacer gol. Nuevamente Hervías puso un centro perfecto que, esta vez, sería rematado por Nino para poner el tercero y sentenciar el encuentro.

Ya en la segunda parte tuvo lugar el ansiado cambio táctico en el esquema de los de Merino. Pero el efecto brilló por su ausencia. Las ocasiones no se sucedieron hasta el último tercio del choque. Manu Barreiro marcó el tanto del honor para los locales, que cayeron derrotados después de cinco jornadas sin perder.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También