El Nàstic comienza los entrenamientos con Gonzi como única novedad

Marc Trilles y Joan Oriol, los otros dos jugadores con los que hay un acuerdo, no pudieron entrenar ni han podido firmar con el Nàstic porque el Lleida no les da la baja, mientras no abandone el ERTE

Juanfran Moreno

Whatsapp
Toni Seligrat da la charla antes del primer entrenamiento de la pretemporada. Foto: Nàstic

Toni Seligrat da la charla antes del primer entrenamiento de la pretemporada. Foto: Nàstic

Han sido muchos días de espera. Tarragona se quedó sin fútbol al más alto nivel cuando el coronavirus irrumpió en la sociedad. Poco a poco parece que la vuelta del balón se va acercando y ayer se dio un paso de gigante para ello. El Nàstic completó su primer día de pretemporada en un entrenamiento matutino que dio el pistoletazo de salida a ocho semanas de entrenamiento. El objetivo de Toni Seligrat es poner a sus jugadores como auténticas motos para un inicio de temporada que está previsto para el último fin de semana de septiembre. Será un año clave en el que Nàstic necesita ascender a Segunda División o al menos a Segunda División B Pro, la nueva categoría del fútbol español que entrará en escena en la temporada 2021/2022.

Las primeras dos semanas de trabajo van a ser una adaptación física a la pretemporada. La intención es poner a los jugadores a tono para entrenamientos de mayor carga. No se quieren correr riesgos con las lesiones después de casi cinco meses de inactividad.

Ausencias en el entrenamiento

En el entrenamiento grana solo hubo una cara nueva respecto a la pasada temporada. Gonzi, el único fichaje anunciado hasta el momento, entrenó con normalidad junto con el resto de sus compañeros. No se puede decir lo mismo de Marc Trilles y Joan Oriol, dos jugadores que el Nàstic tiene cerrados, pero que no ha anunciado oficialmente ni pudieron entrenar ayer, ya que el Lleida no les ha dado la baja. La postura de la entidad ilerdense es firme y ya ha advertido mediante distintos comunicados que mientras que estén en ERTE no van a ceder. Por lo tanto, se vislumbra un conflicto de intereses entre los jugadores que ya han alcanzado un acuerdo con otros equipos, pero que todavía no pueden firmar por ellos como son Marc Trilles y Joan Oriol, entre otro.

Los otros dos jugadores que no pudieron estar en la primera sesión de entrenamiento, en este caso por lesión, fueron Pol Domingo y Fran Miranda. El primero sufrió una lesión en el quinto metatarsiano del pie derecho antes de la pretemporada, mientras que el mediocentro tenía unas molestias no importantes, pero sí suficientes como para no poder entrenar al ritmo de sus compañeros.

Por último, en el capítulo de bajas también están los cuatro descartes de la entidad tarraconense. Juan Rodríguez, Ferran Giner, Jonathan Pereira y Romain Habran no se acercaron a las instalaciones del Nou Estadi. Unas ausencias que no sorprendieron, ya que no se pudieron ni hacer las pruebas PCR por decisión de la entidad tarraconense.

También hubo caras nuevas en forma de jugadores de la Pobla. Toni Seligrat citó a varios jugadores del filial para completar el primer entrenamiento y seguramente las próximas semanas de pretemporada. Dani Parra, Sergi Caballero, Óscar Sanz, Bernat Guiu y Óscar Romero.

En lo que concierne al entrenamiento en si, fue una primera toma de contacto en la que los ejercicios sin balón fueron la nota predominante. Una sesión de hora y media en la que los jugadores también pudieron tocar bola durante unos minutos y comenzar a sudar la zamarra de entrenamientos con el objetivo de iniciar la puesta a punto para el comienzo liguero que todavía se vislumbra con lejanía.

Temas

Comentarios

Lea También