Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Nàstic, con los pies en el suelo

El equipo ha arrancado Segunda con fuerza, con siete puntos que le sitúan segundo, pero la plantilla sabe que esto no ha hecho más que empezar
Whatsapp
Los jugadores del Nàstic celebran el tanto de Jean Luc que dio los tres puntos ante el Girona. Foto: Pere Ferré

Los jugadores del Nàstic celebran el tanto de Jean Luc que dio los tres puntos ante el Girona. Foto: Pere Ferré

Ver al Nàstic en la tercera jornada la Liga Adelante en segunda posición era algo que pocos se podían imaginar cuando arrancó el curso. El equipo de Vicente Moreno figura en lo más alto de la tabla, justo por detrás del Numancia –de quien los granas cojen a los rivales que deja una jornada después–. Los sorianos suman siete puntos, los mismos que el Gimnàstic, pero con un balance de goles a favor superior al de los tarraconenses, que les otorga el liderato provisional. La afición se frota los ojos cada vez que echa un vistazo a la clasificación.

El arranque grana ha sido el mejor en Segunda división de la historia del club desde el 9 de 9 que logró en la temporada 1946-47 el conjunto de Pepe Nogués.

Hacía más de una década que no se había visto un comienzo de liga de un recien ascendido con tanta soltura. Otra estadística rota que anotar en el curriculum del equipo de Vicente Moreno.

Ahora bien, la plantilla grana es consciente de que el camino de la permanencia, objetivo de esta temporada, es largo. Quedan 43 puntos que sumar para alcanzar la cifra de los 50, en el que se suele fijar la salvación. No se pueden dormirse en los laurales. En el fútbol, en Segunda, el refrán ‘lo que bien empieza, bien acaba’ no siempre se cumple.

 

Casos ejemplificantes

La historia reciente de la competición advierte de otros grandes inicios que acabaron en desastre o a punto de ello.

La temporada pasada, sin ir más lejos, el FC Barcelona B de Eusebio arrancó con seis puntos en tres partidos. El filial azulgrana consiguió en las tres primeras jornadas dos de los nueve triunfos que cosecharon a lo largo de toda la temporada. Acabaron descendiendo a Segunda B una jornada antes de la conclusión del campeonato.

En la 2013-14 el Mirandés se aupó hasta la cuarta plaza de la tabla en la tercera jornada con los mismos puntos que tiene ahora el Nàstic en el casillero, siete. Un comienzo que no impidió un final bordeando el descenso. Los problemas del Murcia le salvaron, ya que el conjunto pimentero, cuarto al concluir el campeonato, fue descendido administrativamente, ocupando el lugar del equipo burgalés, decimonoveno en la tabla final.

Una campaña antes (2012-13), el Murcia precisamente vivió una situación muy parecida. Tras comenzar el curso con un empate en casa y dos victorias consecutivas, igual que el Nàstic de Vicente Moreno, acabó la temporada en 19ª posición, plaza de descenso. En su caso, fue el descenso Guadalajara por la vía administrativa quien evitó el descenso del Murcia a Segunda B.

En el vestuario grana mantienen la filosofia que les ha dado frutos, la del partido a partido sin preocuparse de la clasificación. Marchar con paso firme. Seguros y conscientes de que el curso es muy largo, que habrá momentos difíciles y que hasta que no alcancen la permanencia, el único discurso posible es el de la salvación.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También