Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Nàstic, eliminado de la Copa Catalunya en Cornellà

El equipo de Rodri perdió ante el conjunto local por 3-1 en un encuentro que se decidió en las jugadas de estrategia

Jaume Aparicio

Whatsapp
Imagen del encuentro de semifinales de Copa Catalunya entre el Cornellà y el Nàstic.

Imagen del encuentro de semifinales de Copa Catalunya entre el Cornellà y el Nàstic.

El Nàstic se despidió de la Copa Catalunya tras perder ante el Cornellà por 3-1. Un partido que se resolvió a lo Segunda B. Con tres acciones a balón parado. El equipo de Jordi Roger exhibió su dominio en esa faceta, practicado domingo a domingo en campos estrechos, como el suyo, para tumbar al vigente campeón de la Copa y plantarse en la final.


El cóctel que había anunciado Rodri, entre jugadores del primer equipo y del filial, salió de inicio con sólo tres futbolistas de la Pobla. Uno por línea. Ivan de Nova se juntó con Carlos Blanco en el eje de la defensa.


En el medio del campo, Gaztañaga, baja el domingo en Soria por acumulación de amarillas, tuvo de compañero a Eric para armar un doble pivote que diera seguridad en la posesión. 


Brugui arrancó como el hombre más avanzado por la ausencia de Stephane Emaná y Dongou, ambos por precaución. El entrenador no quería arriesgar a dos futbolistas que salen de una lesión en un terreno de juego de césped artificial al que no están acostumbrados. El futbolista de Bàscara otorgaba esa punta de velocidad que buscaba Rodri a la espalda de la defensas locales. 


Muchos minutos para la reinvidicación para futbolistas con papeles puntuales en la liga. El escenario, un terreno de juego de dimensiones pequeñas y césped diferente al habitual, no era el mejor, pero es el que tienen para ganarse el puesto. 
El que peor encajó en el césped artificial fue Bernabé. El portero sevillano se tragó el primer gol de Cornellà. Le sorprendió el bote y el cuero se coló por debajo de su cuerpo. Era un cabezazo fácil. Abajo, sí. En el punto más complicado, pero sencillo para un arquero de Segunda. Enric Gallego se hacía cruces con su inesperado gol.

El premio era excesivo para un Cornellà que únicamente había achuchado en los minutos iniciales. Los que el Nàstic necesitó para situarse sobre el terreno de juego. Gaztañaga y Juan Muñiz asumieron el peso del equipo. El vasco dando esa pausa que necesitaban sus compañeros para preservar la posesión. El asturiano añadiendo un punto de electricidad en el centro de control.

 
El Nàstic se fue estirando. Pol y Javi Jiménez aparecían con más frecuencia para dar profundidad a las bandas. Antes del tanto local, Edgar rechazaba bajo la línea de gol un tiro de Javi Jiménez. Tete y Muñiz lo probaron desde la distancia. 
El empate llegó en el tramo final del primer tiempo. Un centro de Pol que Muñiz remató a placer.


Estrategia crucial
La segunda mitad comenzó con una ocasión para cada equipo. Enric Gallego no aprovechó el error de cálculo de De Nova. Se hizo un lío con el balón que permitió la rápida acción defensiva grana. Brugui tuvo el tanto en un contragolpe veloz, lanzado por Tete. Controló largo y Craviotto llegó para atrapar el cuero. 


El segundo tanto del Cornellà llegó al cuarto de hora de la segunda mitad en una jugada a balón parado. Como la primera. Saque de esquina que Ricard remató en el primer palo y superó a Bernabé. Minutos después Perales entró en el lugar del ex del Atlético.


El balear tampoco estuvo acertado en otro córner de esos tan típicos de Segunda B. Centro muy cerrado que entre rebotes y despejes acaba en el fondo de la red. El último en tocarlo fue Edgar que se apuntó el tercero. Un tanto definitivo porque el Nàstic no dio muestras de ser capaz de superarlo. 

Temas

Comentarios

Lea También