Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Nàstic exhibió músculo defensivo ante el Sporting

Fali, Noguera y Mikel Villanueva consiguieron imponerse a una de las delanteras más temibles de la categoría, Álex Alegría y Uros Djurdjevic

Juanfran Moreno

Whatsapp
Fabián Noguera en un duelo aéreo contra Álex Alegría bajo la vigilancia de Mikel Villanueva. FOTO: Cedida

Fabián Noguera en un duelo aéreo contra Álex Alegría bajo la vigilancia de Mikel Villanueva. FOTO: Cedida

El Nàstic completó una actuación con honor ante el Sporting. Pese a que no venció, conquistó un punto ante el equipo más en forma de Segunda División (llegaba al Nou Estadi con un botín reciente de 19 de 21 puntos). Un resultado agridulce porque los granas merecieron más. Otra vez volvió a faltar lo de siempre, el gol. La gran penitencia tarraconense en lo que va de temporada.

No obstante, el conjunto dirigido por Enrique Martín volvió a evidenciar una clara línea ascendente en la fase defensiva del juego, al menos como local. El Nàstic se ha convertido en un equipo fiable en el Nou Estadi y la mayor contundencia en la retaguardia es uno de los argumentos más sólidos para explicar esta mejoría. 

Lo primero que hay que resaltar es que el cuadro tarraconense volvió a ser muy intenso durante los 90 minutos de partido. Apretó sin balón, estuvo muy enérgico tras pérdida y se impuso en muchos de los duelos individuales que hubo a lo largo del partido. Esto último lo explica el hecho de que se enfrentaran dos equipos que apuestan por el juego vertical de manera continuada. 

Otro de los aspectos positivos en defensa a destacar del Nàstic fue la defensa de tres. Funcionó de maravilla. No era un día fácil para ello. Álex Alegría y Uros Djurdjevic, la dupla atacante del Sporting, no generó peligro pese a ser dos delanteros de gran nivel y que han mezclado muy bien desde la llegada del primero en enero. 

La clave para que la dupla rojiblanca no generará peligro estuvo en que los tres centrales impusieron su superioridad numérica. Además, estuvieron muy contundentes en los duelos individuales. Especialmente brillante estuvo en Fabián Noguera que volvió a exhibir juego aéreo y soltura en el cuerpeo. 

Probablemente, no existe delantera con más centímetros en la categoría y el argentino la engulló con firmeza. Y eso que tuvo que batallar también contra el criterio arbitral que le frenó en su ímpetu en el cuerpeo de manera constante, señalándole falta en muchos duelos aéreos para frustación del central. 

Volvió a faltar el gol

Pese a que el equipo reafirmó su buen nivel defensivo en el Nou Estadi, también volvió a refrendar que la falta de gol es una evidencia

El cuadro grana llevó el peso del partido en muchas fases, consiguió poner buenos balónes en el área desde el lateral, pero faltó remate y acierto. Uche y Luis Suárez tuvieron ocasiones, pero no acertaron. El colombiano se topó con Mariño en la primera mitad y el nigeriano estuvo cerca de conectar una chilena excelsa, pero finalmente no enganchó bien el cuero.

Sacar conclusiones con el descenso casi listo es duro, pero necesario. El Nàstic sigue compitiendo, al menos en casa. Si consigue también hacerlo fuera, morirá de pie. 

Temas

Comentarios

Lea También