Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Nàstic golea al Olot

Los granas superan con nota el segundo encuentro de pretemporada. Emaná abrió el marcador que Brugui, Barreiro(2) y de Nova completaron en los minutos finales del partido

Jaume Aparicio

Whatsapp
Stephane Emaná anotó el primer gol del Nàstic.

Stephane Emaná anotó el primer gol del Nàstic.

El Nàstic superó el segundo ‘test’ de pretemporada con una victoria abultada ante el Olot. Emaná, Barreiro (2), Ivan y Brugui fueron los goleadores en un partido en el que los tantos llegaron al final, con el Olot desfondado y los jóvenes granas desencadenados.


Tejera y Maikel Mesa exhibieron una sintonía que promete fútbol de quilates. Combinan con una elegancia soberbia, desprendienddo naturalidad. Como si se conocieran de siempre. Los grandes futbolistas ya tienen eso. Un cruce de miradas y el entendimiento brota solo.


De los pies de Tejera nació el primer gol del Nàstic. Con el rabillo del ojo leyó el movimiento del canario, penetrando entre líneas sin levantar sospechas. Quedó claro, que eso de meterse hasta la cocina con sigilo es una de sus especialidades. 


El centrocampista barcelonés le mandó un balón envuelto en celofán. Un regalo que Mesa entregó a Stephane Emaná para que el camerunés marcara su segundo gol en la pretemporada. A cada gol más razones para apostar por el atacante.


Un golpe en la cabeza obligó a Tejera a abandonar el partido a los 25 minutos e impidió seguir disfrutando de las combinaciones con Mesa.


Lluís Carreras tiró de flexibilidad técnica para convertir el inconveniente de perder a uno de sus centrocampistas en una oportunidad para probar el sistema de tres centrales. Perone, Djetei y Suzuki cerraban el equipo con un doble pivote formado por Molina y Mesa. Omar y Juan Delgado se desplazaron hacia la mediapunta y Abraham y Kakabadze gozaron de recorrido por toda la banda. 

El Olot demostró poseer ya algunos rasgos del fútbol de Martin Posse. El balón siempre en el piso y esa valentía juvenil que importó de los jóvenes de l Pobla. Tuvo presencia en el área de Dimitrievski con un par de sustos para el meta macedonio del Nàstic. El más inquietante llegó tras un error de Suzuki que permitió a Marc Mas un cara a cara con el portero del Nàstic. El delantero local tiró flojo a las manos de Dimitrievski.

La segunda mitad confirmó dos impresiones que Pol Valentí dejó en el primer partido de pretemporada ante el Villarreal. Una, el gran parecido con su hermano Gerard. No solo coinciden en el físico y en la demarcación, los dos son laterales diestros, sino también en su forma de entender y aplicarse como carrileros. Poseen la misma zancada poderosa de su hermano y un cambio de ritmo que hace difícil predecir su siguiente paso.

Pol aprovechó la profundidad que le ofrecía el sistema de tres centrales para hincar el diente cada vez que tuvo oportunidad de hacerlo. Sirvió medio gol a Rayco pero el canterano se encontró con el porteroMoha. Suya fue la mejor jugada del partido. Caño a su pareja de baile y pase de la muerte para que Barreiro anotara el tercero de la tarde.

Antes Brugui había hecho el segundo gol del partido en su primera intervención. Carreras quiso hacer jugar a todos sus jugadores, a excepción de los tocados Jean Luc y Juan Muñiz y a Mossa, que está a horas de marcharse.

Los grana se acabaron gustando sobre el terreno de juego. El Olot, que en fases del partido maniató al Nàstic, sucumbió a la velocidad y pegada grana.
 

Ivan de Nova, con un remate desde el suelo que sorprendió al meta local y Barreiro completaron la goleada.

Temas

Comentarios

Lea También