Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Nàstic logra en Alcorcón la segunda victoria a domicilio de la temporada

Un solitario gol de Javi Márquez le valió al conjunto grana para ganar en Santo Domingo

Jaume Aparicio

Whatsapp
El Nàstic logra en Alcorcón la segunda victoria a domicilio de la temporada

El Nàstic logra en Alcorcón la segunda victoria a domicilio de la temporada

En la 41ª jornada del campeonato liguero llegó la segunda victoria del Nàstic a domicilio. Más vale tarde que nunca. Aunque su repercusión es superflua. Bueno, evitar ser el colista, sin contar al CF Reus. De momento. Todo lo que sea limitar la vergüenza ya va bien.

Alcorcón tuvo el privilegio de ver uno de los mejores Nàstic que se ha visto de forastero en toda la temporada. Ni siquiera en Extremadura, la única plaza conquistada por los granas en toda la campaña hasta la fecha, se había podido ver un equipo tan sensato sobre el terreno de juego. Control del balón, maceración del partido y algo de fortuna en las áreas.

Javi Márquez asumió el rol de timonel. Las características del campo y del partido, muy similares a ls de muchos duelos de Segunda B, invitaban a ello. Santo Domingo concede poco tiempo para pensar. Exige concebir ideas rápidas, al primer toque. Un fútbol de primeras que Javi Márquez domina a la perfección.

El mediocentro de Badalona se echó el equipo a la espalda con voluntad de seguIr exhibiendo el mucho fútbol que todavía atesoran sus botas. Quizás, su tiempo en la categoría de plata se ha agotado, pero en Tarragona podría seguir siendo un jugador útil. No estaría de más hacer un pensamiento sobre si la veteranía y criterio de un jugador de la talla de Javi Márquez merecería la pena retenerla aún a costa de un esfuerzo económico. Llegado el caso sería conveniente por las dos partes hacer acercamientos para apuntalar el proyecto de Segunda B desde el inicio.

El badalonense fue el autor del único gol del Nàstic. Un disparo potente desde la distancia que el portero del Alcorcón, Raúl Lizoain, no acertó a despejar. Puso las manos con tibieza insuficiente para frenar la fuerza con la que Márquez había golpeado el esférico.

El entrenador Enrique Martín se avino a cambiar el sistema de juego para salir con un 4-3-3 clásico y nada acorde con la mentalidad del navarro. Pero cuando no hay más, no se puede sacar.

Partió con tres ‘sin papeles’ (Viti, Pol Prats y Luis Suárez), como el de Campanas denomina a los futbolistas con ficha del filial,. No quiere arriesgar a poner cuatro, el límite que permite la normativa,y perder el partido por alineación indebida en el caso de una expulsión. Como si importara. Su ‘apuesta’ por la juventud, que tanto defiende en las ruedas de prensa, fue a peor con el paso del partido. Viti tuvo que ser sustituído en el minuto diez de partido por lesión, tras un golpe con Nono. Entró Thiouné en su lugar. Dos cambios más en el segundo tiempo, Pipa por Pol Prats y Salva por Iván López, hicieron que acabara el partido únicamente con dos jugadores con ficha del filial, contando que en el caso de Luis Suárez es meramente burocrático, ya que el delantero colombiano siempre ha sido de la plantilla del primer equipo. Mención merece Sergio ‘Chino’ Montero al que parece que le van a privar de su debut en Segunda División. Le queda un partido.

El Alcorcón siguió su trayectora descendiente. De aquél equipo versátil y apisonador que goleó al Nàstic en la primera vuelta no queda nada. Los alfareros se durmieron en los laureles y se dejaron llevar por el colchón de puntos respecto al descenso que acaudalaron antes de invierno. Jugaron al trote con ligeros arrebatos de Nono y Fran Sandaza. Pero todo el peligro madrileño llegó a pelota parada. Como el cabezazo de Elgezabal que se topó con el palo y se paseó por encima de la raya de gol.

Para Luis Suárez no hay pachanga que valga. Quiere ganar siempre. Sirva o no el resultado. La competitividad del cafetero es innata. Le viene incorporada, junto con grandes dotes de talento. Cada vez que controla encarado a portería es un peligro. Arranca con la fuerza de un tren de mercancias pero con agilidad suficiente para cambiar de dirección en cualquier momento. Sea con un taconcito o un regate corto en seco. Los defensores alfareros tuvieron que recurrir siempre a las faltas para frenarlo. Antes del descanso, Cotán pudo poner el 0-2 con una volea lejana que Lizoain  despejó con reflejos felinos.

El segundo tiempo mostró un partido más roto. Le costó más al Nàstic aguantar el ritmo de combinaciones de la primera mitad ante un Alcorcón que le instaba a correr. Los locales pudieron equilibrar el partido con un remate de Sandaza en boca de gol que se marchó arriba. Tampoco Luis Suárez acertó al 0-2 en el último suspiro.

Temas

Comentarios

Lea También