Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Nàstic maquilla el desastre ante el Córdoba

FÚTBOL. El Nàstic cae ante el Córdoba (4-3) y reafirma su condición de peor equipo de la categoría. Pol Valentín y Pol Prats, con gol y asistencia, salvan la honra grana

Juanfran Moreno

Whatsapp
Abraham intenta frenar a un futbolista del Córdoba. Foto: Álex Gallego

Abraham intenta frenar a un futbolista del Córdoba. Foto: Álex Gallego

Mira que es difícil empeorar la imagen del Nàstic esta temporada en Segunda División, pero parece ser que este equipo está empeñado en arrastrar el escudo por los campos de la categoría hasta el último suspiro de la temporada. Es una pena porque toda la dignidad que ofrecen en casa la pisotean fuera de ella. Ya no se le pide ni que sume, simplemente que compitan, pero ni eso.

Encima algunos de los futbolistas de la plantilla se permiten llamar frustrada a la afición o encararse con ella cuando han tirado un penalti fuera y solo llevan un gol en lo que va de temporada. La única buena noticia es que ya solo quedan tres partidos para que dejen de vestir la zamarra grana. Nunca un final de temporada había sido tan deseado en Tarragona. Porque una cosa es descender y otra ser el hazmerreír de la categoría.

Por suerte, siempre quedarán los futbolistas de la cantera. Aquellos que defienden el escudo en tiempos de sonrisas o de lágrimas. Aquellos que se rebelan en la adversidad porque lo que llevan en el pecho es algo más que un escudo. Pol Valentín y Pol Prats fueron lo mejor de un triste Nàstic. Dieron una lección a todos sus compañeros, algunos con pasado en la élite del fútbol.   

El conjunto grana se encontró con un Córdoba hundido, continuamente silbado por su afición y con el futuro repleto de incógnitas ante la difícil situación económica que vive la entidad blanquiverde. Un contexto claramente atractivo para plantar batalla. No fue así. El Nàstic fue un conjunto roto, desconcentrado, pasivo y que fue un juguete roto para el otro equipo ya descendido a 2ªB. En otras palabras, el cuadro de Enrique Martín confirmó ayer por si quedaban dudas que ha sido el peor equipo de la categoría con diferencia.

Créanme, cuesta recordar equipos más incompetentes en la Segunda de los últimos años que este Nàstic. Si hablamos del propio club tarraconense, probablemente no haya dudas. En solo media hora de juego, el conjunto de Enrique Martín ya observaba como el Córdoba le había pasado por encima sin miramientos.

No se crean que el equipo blanquiverde vivió una tarde mágica. Ni el ambiente, ni el talento de la plantilla permiten afirmarlo. Lo que sí que hicieron fue salir con corazón y rebelarse contra los pitos de su afición. El primer tanto llegó en el minuto 19. Fue en un libre directo que Javi Lara ejecutó de manera magistral. Golpeó el cuero tenso y a media altura y lo coló en el palo de Becerra, que dio ese pasito que mutila esperanzas de bloqueo cuando una falta directa se encuentra en la frontal. Aquel tanto fue el desencadenante del caos grana.

Andrés Martín y Alfaro le encontraron la espalda a la defensa formada por Djetei, Noguera y Villanueva y se plantaron ante Becerra sin oposición. No perdonaron y colocaron un humillante 3-0 en el marcador. La escena grana era tan paupérrima que Enrique Martín tuvo que agitar el esquema para contener la sangría. Pol Prats entró por Djetei y el Nàstic pasó del 5-3-2 al 4-4-2. La primera parte pudo terminar todavía con más agravantes si Becerra no llega a saldarse vencedor en otro mano a mano ante Andrés Martín.

No pudo repetir Becerra ya en el minuto 61 cuando Alfaro volvió a embocar en otro mano y consiguió el 4-0. Otra vez Noguera y Villanueva habían descubierto su espalda. Cuesta creerlo pero estos dos futbolistas en teoría llegaron en invierno para darle más seguridad a la defensa grana. Digo en teoría porque la realidad es que con partidos como ayer demostraron que el hecho de que Salva Ferrer no sea titular en este equipo es algo parecido a una broma de mal gusto.

Con el 4-0 reinando, el Nàstic tiró de honor y el Córdoba se dejó llevar. Digo Nàstic por no decir Pol Valentín y Pol Prats, los dos canteranos que destrozaron al conjunto blanquiverde en una media hora final de partido descomunal. Los dos ocuparon la banda derecha y los dos inscribieron su nombre en el nuevo proyecto grana.

En todo caso, fue Ike Uche quien marcó el primero. Definió bien para conseguir su tercer gol en lo que va de temporada. No hace falta añadir nada, los números hablan por sí solos. Con el partido ya agonizando, Pol Prats lució orgullo y anotó el segundo gol de la noche y repartió el tercero a Luis Suárez. El Nàstic maquilló el resultado aunque la primera media hora sea difícil no colocarla en el libro de los horrores.

Honor para Pol Prats y Pol Valentín. También para Luis Suárez. Y para Viti y Salva. Y para Bernabé y Kanté. Y si me apuran, para Thioune e Imanol. El resto, cierren antes de marchar, por decir algo.  

Temas

Comentarios

Lea También