Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Nàstic recibe al Mallorca de Vicente Moreno

El Nàstic estrena su condición de descendido a Segunda B ante el Mallorca de Vicente Moreno, el hombre que le devolvió al fútbol profesional

Jaume Aparicio

Whatsapp
Imagen de un partido del Nàstic esta temporada. Foto: Granada hoy

Imagen de un partido del Nàstic esta temporada. Foto: Granada hoy

La última vez que Vicente Moreno pisó el verde del Nou Estadi fue el 20 de diciembre 2016. Era la jornada 18ª y el Nàstic cayó ante el Rayo Vallecano (0-1). El entrenador de Massanassa todavía dirigió dos encuentros más antes de su adiós (en Girona y en Vitoria, en Copa del Rey), pero no volvió a hacerlo ante esa afición que lo idolatra. Una hinchada que nunca le agradecerá suficiente su respuesta tras la ‘tragedia’ de Llagostera, ni el ascenso logrado ante el Huesca o el temporadón de la 2015-16, en la que los nastiquers volvieron a soñar con regresar a Primera División. Ni siquiera los malos resultados, que no de sensaciones, de su último curso en Tarragona puede rebajar ni un ápice el sentimiento que los seguidores granas sienten por Vicente Moreno.

El valenciano está repitiendo en Mallorca lo mismo que hizo en Tarragona. Ascender de Segunda B a Segunda y pelear por un ascenso a Primera División. Sus chicos, entre los que destacan otros héroes de la mitología grana como Lago Júnior, Manolo Reina, Álex López o el siempre capitán Xisco Campos, pelean por entrar en unos play-off que este año cuestan caros. Necesitan ganar para seguir asegurándose la plaza a la promoción e intentar que sea lo más alto de la clasificación posible para disponer del factor campo.

Enfrente tendrán un equipo de Segunda B. Matemáticamente. El Nàstic no tiene opciones de salvarse y estas circunstancias solo queda esperar que llegue el final de temporada cuanto antes. Pero el tiempo es el que es y todavía quedan cinco jornadas. Cinco partidos de suplicio para los seguidores que lo único que van a pedir es profesionalidad y dignidad a los jugadores. Y de paso, al técnico Enrique Martín que apueste por el futuro. Sin necesidad alguna de resultados, el aficionado quiere empezar a mirar a la próxima temporada y empezar a conocer a los jugadores que tienen opciones de seguir en la plantilla el curso que viene. 

Parece que el preparador navarro está por la labor y reconocía en rueda de prensa que «estas situaciones invitan a que los jugadores jóvenes que están entrenando con nosotros tengan opciones en las jornadas de liga que quedan, teniendo en cuenta las limitaciones de fichas».

El que no estará será Fali, camino ya de Cádiz tras el acuerdo de cesión (y futuro traspaso entre ambos clubes). Tampoco Ramiro Guerra y Sebas Coris por las dolencias que arrastran desde que llegaron a Tarragona. El único aliciente es evitar finalizar colistas, sin contar al CF Reus. Los impagos denunciados por los jugadores del Córdoba invitan a pensar que este objetivo sí podrán conseguirlo. O no.

Fiel a su filosofía, Vicente Moreno no quiere confianzas, aunque la buena racha de victorias Rayo Majadahonda (2-0), Málaga (0-1) y Sporting de Gijón (2-1) les dan como favoritos para la victoria en el Nou Estadi. Serán bajas en el Nou Estadi por acumulación de amonestaciones el defensa Antonio Raíllo y el centrocampista Dani Rodríguez. 

Comentarios

Lea También