Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Nàstic replantea su defensa tras la victoria ante el Ebro

Xavi Bartolo, técnico del Nàstic, apostó por una defensa de tres centrales ante el Ebro que funcionó de manera notable y podría ser una apuesta sólida en el tiempo

Juanfran Moreno

Whatsapp
David Goldar es el hombre que lideró la zaga de tres ante el Ebro. FOTO: Nàstic

David Goldar es el hombre que lideró la zaga de tres ante el Ebro. FOTO: Nàstic

Nadie auguraba una respuesta tan firme de Xavi Bartolo a los problemas defensivos del Nàstic, pese a que ya tras el partido ante el Andorra había dado indicios de que más allá de la idea, el sistema también podría sufrir retoques.

No fueron palabras que quedaron en vano las pronunciadas por el entrenador del Nàstic, ya que ante el Ebro sacudió la retaguardia con un cambio de sistema a defensa de tres centrales que tenía como objetivo primordial dotar de mayor seguridad al entramado defensivo.

Para ello, sacrificó una pieza en el centro del campo y dio entrada a Bruno Perone en la retaguardia. Sobre la pizarra pasó del 4-3-3 al 5-2-3. Un movimiento táctico atrevido que denotó la personalidad de un técnico ilerdense que la temporada pasada en el CF Reus ya dejó claro que no le temblaba la mano a la hora de sacudir al equipo cuando el rendimiento de este lo demandaba.

Juan Rodríguez ocupó el central derecho, David Goldar el centro de la zaga y Bruno Perone partió desde la izquierda. Los tres son centrales distintos en sus características, pero que juntos ya demostraron que pueden mezclar. Rodríguez es un central muy dinámico y expeditivo, Goldar es un jugador táctico y contundente y Perone se trata de un animal competitivo que impone sus centímetros con facilidad. En los carriles, Pol Valentín ocupó el derecho y Carlos Albarrán jugó por la izquierda ante la baja por sanción de Javi Bonilla.

Juan Rodríguez y David Goldar tienen a Perone como nuevo compañero de zaga. Foto: Pere Ferré

El resultado de esta línea de tres fue un Nàstic mucho más seguro en defensa y que apenas concedió en los metros finales. De hecho, dejó la portería a cero por primera vez en la temporada y cortó una sangría que le había llevado a ser el equipo más goleado del grupo III con ocho goles en contra en tres partidos.

Se suele decir que defender con más hombres no significa defender mejor, pero lo cierto es que el conjunto grana sí lo hizo, algo que no se había hecho ni por asomo en los tres primeros partidos de la temporada. Del Ebro se recuerdan solo dos ocasiones claras de gol. Una cifra lógica, puesto que el rival también ataca.

Barragán, clave

En esas ocasiones emergió la figura de un Bernabé Barragán que completó una actuación vital para la victoria del Nàstic. Sus dos paradas con 0-0 en el marcador no pasaron desapercibidas. En la primera tiró de plasticidad y en la segunda de colocación. En todo caso, en ambas demostró que bajo palos no se admiten sospechas sobre su rendimiento.

En todo caso, la gran actuación defensiva del equipo tarraconense no fue solo responsabilidad de la línea defensiva. El colectivo dio una lección de solidaridad. Sobre todo un tridente ofensivo, formado por Pedro Martín, Brugui y Pol Ballesteros, que más allá de demostrar su talento y desequilibrio, le dieron una intensidad al equipo sin balón desde la primera línea que contribuyó de manera clave para que el Ebro nunca se encontrara cómodo con el balón en el inicio del juego.

La otra línea del equipo, la medular que conformaron Viti y Petcoff, también superó la prueba. Pese a contar con un hombre menos en el nuevo sistema, la sala de máquinas funcionó, aunque lo cierto es que tuvo mucho menos peso en el partido ante el la fase defensiva como en la fase ofensiva. Especialmente convincente fue la actuación del mediocentro argentino. Petcoff demostró personalidad e inteligencia táctica en una actuación muy superior a las realizadas con anterioridad.

Perone debutó como titular ante el Ebro. Foto: Nàstic

El nuevo sistema de 5-2-3 funcionó tan bien que Xavi Bartolo tras el partido ante el Ebro no negó que podría repetirlo en los próximos partidos. «En principio viendo las prestaciones tiene muchas posibilidades de tener una cierta continuidad. Veremos en función del rival si tiene ciertos matices. La semana que viene el rival es el Cornellà y lo poco que he visto es que tiene características similares al Ebro y nos puede servir de punto inicial», admitió el ilerdense.

En caso de repetirlo, todo apunta a que será así, solo podría haber una novedad en el once. Sería el regreso de Javi Bonilla al carril izquierdo. Un puesto que ocupo Albarrán ante la sanción de este.

El lateral de Badalona no ofreció un mal rendimiento, pese a jugar a pierna cambiada, pero nadie discute que Bonilla es un futbolista determinante en el Nàstic sobre todo por su balón que representa una de las armas ofensivas más sólidas del conjunto grana.

El Nàstic ya prepara el partido ante el Cornellà. Tras cortar la sangría de goles y conseguir la primera victoria de la temporada, el conjunto de Xavi Bartolo se marca como nuevo reto conseguir el primer triunfo como local de la campaña.

Temas

Comentarios

Lea También