Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Nàstic se arropa en una nueva cultura

Sergi Parés y Xavi Bartolo regresan con el objetivo de liderar un nuevo proyecto que recupere la estabilidad como piedra angular

Juanfran Moreno

Whatsapp
Sergi Parés y Xavi Bartolo en sus etapas anteriores en el Nàstic respectivamente.  FOTO: DT

Sergi Parés y Xavi Bartolo en sus etapas anteriores en el Nàstic respectivamente. FOTO: DT

Una nueva cultura. Eso es lo que pretende instaurar el Nàstic con el nuevo proyecto que presentó con la oficialidad de las llegadas de Sergi Parés y Xavi Bartolo, el nuevo director deportivo y el nuevo entrenador del conjunto grana. Una petición que la afición grana reclamaba desde hace varios meses atrás. No era un capricho. Eran ya varios años en los que ambos se les veía triunfar en el eterno rival, el CF Reus. Eso dolía porque ambos habían sido figuras muy estimadas en Tarragona a las que quizás no se les había dado la oportunidad y el protagonismo que el conjunto rojinegro sí supo darle. 

Pero la vida siempre ofrece segundas oportunidades y a la entidad tarraconense el destino le ha lanzado dos flotadores de fiabilidad absoluta para el naufragio en el que se encuentra. Sergi Parés y Xavi Bartolo llegan en el momento adecuado y capricho de que el proyecto rojinegro que lideraban se fuera al traste ante la nefasta gestión de Joan Oliver. Nadie va a descubrir que su valía está más que contrastada. Uno desde los despachos y el otro en los banquillos. 

Sergi Parés es la figura de director deportivo contemporáneo que el Nàstic echaba en falta. Un consumidor empedernido de fútbol que engulle partidos con una constancia impactante. Cuentan quienes han vivido su etapa en el CF Reus que las maratones de partidos a las que se sometía junto a su mano derecha Ferran Asensio eran casi interminables.

Parés, el triunfo del esfuerzo

Por ello, nadie puede afirmar que la maravillosa gestión que hizo del conjunto reusense fuese producto de la casualidad. Los fichajes de Edgar Badia, Alejandro Catena, Pichu Atienza, Gus Ledes… se cocinaron a fuego lento. Fruto de un exhaustivo análisis de estos futbolistas a lo largo de la temporada y teniendo muy claro que respondían de manera predilecta a las aptitudes del ideario futbolístico que Parés siempre ha tenido en mente con la asociación como epicentro del modelo. Por cierto, todos ellos procedentes de una categoría de bronce a la que el Nàstic en los últimos años no ha prestado toda la atención que merecía. 

En todo caso, nadie debe olvidar que el director deportivo de Valls valora mucho más allá del talento del futbolista. Primero, mira la persona y a partir de ahí todo se decide. 

No sorprende por lo tanto que los vestuarios que tuvo el CF Reus en sus últimos años huyeran de los escándalos y fuesen un claro ejemplo de la unidad que debe reinar en una plantilla. 

El caso de Xavi Bartolo es curioso. Estuvo siete temporadas en el Nàstic como preparador físico y segundo entrenador y aterrizó en el CF Reus de la mano de Natxo González. Con el técnico vasco fue preparador físico en un comienzo aunque terminando siendo clave en la estrategia y en la disección de rivales.

Bartolo, escalada al éxito

Cuando el vitoriano firmó por el Zaragoza, Bartolo estuvo muy cerca de ser primer entrenador del CF Reus, pero finalmente se decantaron por Aritz López Garai. Sin embargo, nadie discute que la implicación táctica del ilerdense en aquel conjunto rojinegro fue tan patente como brillante.
 
Eso le sirvió para coger el banquillo reusense esta temporada después de que Garai firmase por el Numancia. Bartolo en seis meses ha demostrado ser un entrenador más que preparado en lo táctico y sobre todo en la gestión de vestuarios. En tiempos infernales, sus ruedas de prensa fueron ejemplares. Se convirtió en el portavoz rojinegro cuando nadie hablaba.

Parés-Bartolo, un tándem ilusionante para un Nàstic que necesita volver a sentirse orgulloso de lo suyos. Por cierto, sería estúpido someter a los dos a un juicio sentimental sinsentido. Los dos pasaron y van a pasar por el Nàstic y lo quieren. Los dos han pasado por el CF Reus y lo quieren. Puede parecer incomprensible para aficionados de ambos equipos, pero conviene recordar que además de personas son profesionales y eso lo cambia todo. 

Temas

Comentarios

Lea También