Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

El Nàstic, un invitado peliagudo

El conjunto grana lleva seis visitas seguidas puntuando y con Merino en el banquillo sólo ha perdido en Levante en 9 salidas

Iñaki Delaurens

Whatsapp
En Valladolid el Nàstic logró una importante victoria por 1-2 ante un rival puntero.

En Valladolid el Nàstic logró una importante victoria por 1-2 ante un rival puntero. Foto: EL NORTE DE CASTILLA

En su misión por la permanencia, el Nàstic se ha convertido en todo un especialista en el arte de pispar puntos en campos ajenos. Sobre todo desde la llegada de Juan Merino, los grana están cosechando buenos resultados lejos del Nou Estadi. Jugar a domicilio es casi un sinónimo de sumar puntos.

Desde que el técnico gaditano se hiciera con las riendas del equipo las pasadas navidades, el cuadro tarraconense ha realizado nueve salidas ligueras. Tres se han convertido en victoria, cinco de ellas en empate y sólo hay que lamentar una derrota. Ésta precisamente llegó en el campo más complicado de la categoría, el Ciutat de Valencia del Levante, equipo ya de Primera División. Desde entonces han pasado seis salidas grana en las que siempre se ha logrado puntuar.

Con victorias importantes en los estadios del  Zaragoza, el Lugo y el Valladolid

Las tres victorias han llegado en campos importantes y de renombre, como la Romareda o el Nuevo Zorrilla. En el campo del Zaragoza, el Nàstic remontó el tanto inicial de Ángel con dos goles de Juan Delgado y Suzuki (1-2). En el estadio del Valladolid, el conjunto grana se adelantó con un tanto de Perone. Villar empató de penalti tras el descanso, pero entonces Barreiro hizo una gran diana para sumar los tres puntos (1-2). El triunfo más épico fue en Lugo. Tras ir perdiendo casi todo el partido, primero 1-0, y luego 2-1, con gol de Stephane, a falta de un cuarto de hora Achille vio puerta para igualar y en el últimos suspiro Stephane anotó de nuevo (2-3).

Con Merino al frente también se han sumado cinco empates. El primero sucedió en el campo del UCAM (1-1) con gol de Luismi, en un duelo donde con un jugador menos se logró sumar, aunque la sensación supo a poco. En el Pizjuán ante el Sevilla Atlético (2-2), un par de minutos de inspiración de los hispalenses les sirvió para hacer dos dianas. Y las tres últimas salidas, Mallorca (0-0), Getafe (1-1) y Cádiz (0-0), se han solventado con tablas.

Con estos registros a domicilio, si Merino hubiera sabido cerrar algún partido en casa o hubiera sido más ambicioso en el Nou Estadi, sin duda el Nàstic no estaría en descenso. Vallecas se presenta como una nueva opción para seguir haciendo historia en una temporada de lo más irracional. Ganar al Rayo este vierens a las 20h sería un paso importantísimo de cara a la permanencia.

Después del encuentro en Madrid, a los tarraconenses sólo les quedará visitar el Helidoro Rodríguez de Tenerife, donde está temporada sólo ha podido vencer el Reus como visitante. Que no se confíen. Llegará un invitado peliagudo.

Temas

  • Nàstic
  • Fútbol
  • Segunda División

Comentarios

Lea También