Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Racing no dio pistas en el anexo, aunque irá con todo

El entrenador Pedro Munitis no se guarda ninguna bala y aspira a la remontada con el mejor equipo que puede poner sobre el césped

Marc Libiano Pijoan

Whatsapp
Los jugadores del Racing, en el anexo del Estadi, donde entrenaron ayer por la mañana.  Foto: Alba Mariné

Los jugadores del Racing, en el anexo del Estadi, donde entrenaron ayer por la mañana. Foto: Alba Mariné

Cuerpo técnico y plantilla del Racing de Santander aparecieron sobre las 11.00 horas de la mañana por las intalaciones del Estadi municipal, dispuestos a realizar la sesión previa al partido de esta tarde. La expedición cántabra se había desplazado en autocar hacia Reus el viernes y ha quedado concentrada en el hotel Ciutat de Reus. En el entrenamiento previo, Pedro Munitis, actual técnico racinguista y exjugador internacional, no dio pistas sobre qué once va a alinear ante el Reus, aunque éste ya anunció durante la semana que «no renunciamos a la eliminatoria, queremos quitarnos la espina de la ida y vamos a competir al máximo». De este modo, todo indica que el entrenador cántabro va a poner en liza a su mejor once posible. Incluso podría ocupar plaza en el privilegio Dani Rodríguez, que parece recuperado de un esguince de tobillo. Se han desplazado a Reus un total de 19 futbolistas. Sólo Pumpido y Francis se han quedado en Santander por lesión.

Toma de contacto

La sesión de ayer sirvió como toma de contacto con el escenario que hoy va a situar en el foco al equipo. El Racing pretende una remontada que presume como casi imposible, aunque por historia y por prestigio está obligado a intentarlo.

Incluso sus aficionados han acabado respondiendo más de lo esperado al grito de esperanza que el plantel ha mandado durante la semana. Finalmente, cerca de 300 hinchas acompañarán a su Santander en el Estadi municipal.

El club había recibido ese número de entradas por parte del Reus y, tras el partido de ida y el resultado tan adverso, se temió que muchos de los seguidores renunciaran a desplazarse. Finalmente, 300 valientes intentarán ayudar en la remontada.

 

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También