Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Real Madrid pincha sin gol y enciende la alarma (Sporting 0 - 0 Real Madrid)

Mal estreno liguero en Gijón
Whatsapp
Cristiano Ronaldo reclama penalti ante el defensa Isma López, del Sporting de Gijón, durante el partido de ayer.  Foto: efe

Cristiano Ronaldo reclama penalti ante el defensa Isma López, del Sporting de Gijón, durante el partido de ayer. Foto: efe

Los malos augurios de la pretemporada se confirmaron en el debut en la Liga, donde el Real Madrid, sin gol y con demasiada confusión en ataque, pinchó en El Molinón ante un sólido y entusiasta Sporting, que en su reencuentro con la élite aguantó heroicamente al gran favorito. Sin eficacia ofensiva, demasiado pronto se ha encendido la alarma en el Real Madrid, incapaz de doblegar a un recién ascendido que derrochó esfuerzo y dejó seco a Cristiano Ronaldo y compañía. El orden defensivo y la disciplina táctica de Rafa Benítez, aunque tuvo un par de sustos, volvieron a reflejarse en un partido más sin encajar gol, pero la disposición ofensiva y la falta de eficacia de sus futbolistas llevaron a firmar otro encuentro más sin ver portería. Y ante un rival como el Sporting al Real Madrid no le sirve.

Tras el prometedor primer tiempo del Real Madrid, a un altísimo ritmo y con mucha movilidad arriba, aunque demasiado atascado con Bale de mediapunta, de espaldas a la portería, los blancos se fueron diluyendo y Benítez no tardó en retirar a Jesé -el ‘9’ elegido para el puesto del lesionado Benzema-, que volvió a estar perdido en la punta de ataque. La entrada de James Rodríguez, que se quedó fuera del once en vez de Isco, dio otro empaque a los blancos en el segundo tiempo, pero los madridistas cambiaron el dominio casi absoluto y veloz que ejercieron durante la primera parte por mayor control atrás y delante, aunque con mucha menos profundidad y ocasiones de gol, porque ni siquiera hubo entonces contragolpe visitante.

En todo caso, prácticamente todas las oportunidades del Madrid, que tampoco fueron demasiadas, fueron con disparos lejanos, lo que mostraba la eficacia defensiva del Sporting, manteniendo alejadas de Cuéllar a las estrellas, y también la espesura y desorden de los de Benítez en ataque.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También